San Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei

Exponemos una breve biografía del Fundador del Opus Dei
Infancia y juventud
1902 . . . El 9 de enero San Josemaría Escrivá de Balaguer nace en Barbastro (España).
1914 . . . Ruina económica de la familia Escrivá. Poco después se trasladan a Logroño, donde su padre ha encontrado un empleo con que mantenerse.
1917 . . . En los últimos días del año las huellas en la nieve de los pies descalzos de un carmelita le impulsan a un mayor amor a Dios. San Josemaría Escrivá decide hacerse sacerdote. Al año siguiente termina el bachillerato y comienza los estudios eclesiásticos en el Seminario de Logroño.
Sacerdote
1920 . . . San Josemaría Escrivá se incorpora al Seminario de Zaragoza para completar los estudios sacerdotales a los que añade la carrera de Derecho.
1925 . . . El 28 de marzo San Josemaría es ordenado sacerdote, y destinado al pueblecito de Perdiguera; luego a la capellanía de S. Pedro Nolasco, y a la parroquia de Fombuena. Al mismo tiempo da clases para sostener a su familia, pues su padre falleció meses antes de la ordenación.
1927 . . . San Josemaría Escrivá se traslada a Madrid para realizar el doctorado en Derecho Civil. Allí es nombrado capellán del Patronato de enfermos; y luego de la Agustinas Recoletas.
Fundador del Opus Dei
1928 . . . El 2 de octubre, en Madrid, Dios nuestro Señor hizo ver el Opus Dei a San Josemaría Escrivá. A partir de ahora su historia transcurre paralela con la del Opus Dei.
1936 . . . Graves peligros de muerte durante la guerra civil española. Después de la guerra, a las dificultades económicas se añaden calumnias e incomprensiones.
1939 . . . Publica “Camino“. Muchos Obispos le invitan a predicar cursos de retiro al clero de sus diócesis. Al mismo tiempo, promueve la expansión del Opus Dei por España.
1946 . . . San Josemaría Escrivá se traslada a Roma, donde obtiene la aprobación pontificia del Opus Dei. Es nombrado Prelado doméstico de Su Santidad. Más adelante será Consultor de dos congregaciones vaticanas y miembro de la pontificia academia de teología.
1954 . . . San Josemaría Escrivá se cura milagrosamente de la grave diabetes que padecía desde hace diez años. Continúa impulsando el desarrollo del Opus Dei en el mundo.
Últimos años
1967 . . . Publica “Conversaciones con Mons. Escrivá de Balaguer”. Años más tarde publicará el libro de homilías titulado “Es Cristo que pasa”.
1970 . . . San Josemaría Escrivá reza a Nuestra Señora en numerosos santuarios europeos, y en México. Pide por la Iglesia, el Papa y el Opus Dei.
1972 . . . Recorre en catequesis España y Portugal. Después hará lo mismo en Sudamérica.
1975 . . . El 26 de junio muere San Josemaría. Gran número de obispos piden que comience su causa de canonización.
2002 . . . El 6 de octubre, Juan Pablo II lo declara santo.
Más información: libros sobre el Opus Dei

Bigbang

  • A. El big bang.
  • B. Un plan muy preciso.
  • C. Estrellas
A. EL BIG BANG 1. ¿Cómo fue el big bang al comienzo? El universo empezó como un punto muy pesado y ardiente. Un volumen mínimo con una energía enorme. Hablamos de cien quintillones de grados de temperatura en una densidad de trillones de trillones de Kg/l.
2. ¿Cómo fueron los primeros minutos después del big bang? Enseguida surgieron quarks, electrones y fotones. Luego protones y neutrones. Estamos a billones de grados y a 10.000 millonésimas de segundo después del big bang. A los tres minutos del big bang, la temperatura baja a mil millones de grados y se forman los núcleos de hidrógeno pesado y helio. La expansión continúa (actualmente el universo sigue expandiéndose).
3. Hidrógeno, helio y luz.- 300.000 años después del big bang, la temperatura desciende a 5727° y el universo es mil veces más pequeño que el actual. Entonces se forman los átomos de hidrógeno y helio. Se separa la luz de la materia y el universo se vuelve transparente. (Esta luz intensísima se detecta hoy como radiación cósmica de fondo).
4. ¿Estrellas y planetas? Mil millones de años después del big bang y a 255° bajo cero surgen las estrellas a partir del hidrógeno. En las estrellas se formaron los demás elementos químicos: carbono, oxígeno, neón, etc. Algunas estrellas de gran masa estallaron, y esparcieron esos elementos en masas ardientes que originaron los planetas.
5. ¿Que edad tiene el universo actual? Actualmente estamos a unos 15.000 millones de años del big bang y a 270° bajo cero.
B. UN PLAN MUY PRECISO
1. ¿Una explosión bien calculada? El big bang fue una explosión calculada con gran precisión. Una trillonésima de energía mayor o menor habría destruido el universo que empezaba a formarse.
  • Si la expansión hubiera sido más lenta, la fuerza de la gravedad habría vencido y se habría producido una implosión al juntarse todo de nuevo.
  • Si la expansión hubiera sido más rápida, la materia cósmica se habría dispersado completamente y no se habrían formado galaxias.
  • Actualmente el universo continúa expandiéndose, justo a la velocidad precisa para que no se produzca un desastre.
2. Las cuatro fuerzas.- Instantes después del big bang, entraron en acción las cuatro fuerzas fundamentales: la gravedad, la electromagnética, la nuclear fuerte y la nuclear débil. Éstas fuerzas tomaron valores muy precisos. Si hubieran tomado otros, el universo actual no se habría formado. Por ejemplo, si la fuerza de gravedad hubiera sido mayor, se habría colapsado; y si hubiera sido menor, se habría dispersado tan rápido que nada quedaría unido. 3. Materia y antimateria.- En los primeros instantes del big bang surgieron quarks y electrones con sus correspondientes antipartículas. Al chocar se destruían produciéndose fotones. Pero hubo un exceso de materia por encima de la antimateria, y por este curioso excedente el universo continuó su desarrollo. El choque materia-antimateria produjo la energía conveniente, pero no se aniquiló todo porque hubo más abundancia de materia.
4. Los quarks son precisamente así.- Entre las primeras partículas que surgieron están los quarks u y d. Con ellos se formaron los protones y neutrones. Los protones tienen dos quarks u y uno d. Los neutrones tienen dos quarks d y uno u. Los quarks u tienen una carga eléctrica de + 2/3. Los quarks d tienen una carga eléctrica de -1/3. De este modo tan preciso surgieron los protones con carga +1, y los neutrones con carga 0.
5. Nacen los átomos.- Instantes después del big bang, la fuerza nuclear fuerte unió los quarks u y d para formar protones y neutrones, el núcleo de los átomos. La fuerza electromagnética enlazó los protones y electrones, que tenían precisamente la misma carga eléctrica, y así el átomo fue estable. Las partículas que lo forman y las fuerzas que las unen fueron precisamente las idóneas que se necesitaban para obtener este resultado.
6. Estabilidad del neutrón.- Los neutrones libres son inestables y se desintegran en quince minutos, -dando un protón, un electrón y un antineutrino-. En cambio dentro del núcleo, los neutrones son completamente estables. A los tres minutos del big bang se formaron núcleos de hidrógeno pesado y helio. Y de este modo no desaparecieron los neutrones.
7. La masa del neutrón.- El neutrón resultó un poquito más pesado que el protón. Si hubiera sido al revés, los protones serían los inestables y por tanto los átomos de hidrógeno también. Y sin hidrógeno no habría estrellas ni sol.
8. Y giraron y giraron.- Los electrones se pusieron a girar alrededor de los núcleos y esto evitó que chocaran con el núcleo atraídos por la fuerza electromagnética. Igualmente, la luna gira alrededor de la tierra y ésta alrededor del sol igualando así la atracción gravitatoria con la fuerza centrífuga. Estos giros continuos evitan el colapso del universo.
C. ESTRELLAS
1. ¿Cómo nacen las estrellas?.- En unas nubes de hidrógeno se producen compresiones por gravedad y se alcanza el millón de grados. A esta temperatura se unen los núcleos de hidrógeno pesado liberando energía hasta llegar a los 10 millones de grados. Con esta temperatura se unen los núcleos de hidrógeno liberando energía que ilumina la estrella.
  • Si sólo se quemará hidrógeno pesado, la combustión sería una velocidad explosiva (bombas H).
  • Si no hubiera hidrógeno pesado, no empezaría a fusionarse el hidrógeno normal. Esta proporción precisa de ambos hidrógenos hace que las estrellas y el sol existan.
2. Equilibrio en las estrellas.- Las estrellas tiene una masa enorme -el sol pesa 744 veces más que los planetas juntos-. La fuerza de la gravedad es tremenda, y también lo es la fuerza expansiva de la fusión nuclear del hidrógeno. Ambas fuerzas se equilibran exactamente y la estrella ni implosiona ni se disgrega en el espacio. 3. Las estrellas fabrican elementos.-
  • Dos núcleos de hidrógeno al fusionarse originan helio desprendiendo gran energía que enciende la estrella.
  • Dos núcleos de helio se unen dando berilio. Pero precisamente el berilio es inestable y se descompone enseguida. Sin embargo tiene tiempo de recibir un tercer núcleo de helio y entonces se origina el carbono que es estable y la
    s fuerzas nucleares tienden a formarlo.
  • A su vez el carbono con un núcleo de helio forma el oxígeno; pero todo el carbono no desaparece pues el núcleo de oxígeno no facilita tanto su formación. De este modo hay un equilibrio muy preciso que permite la formación de carbono y oxígeno imprescindibles en la vida terrestre.
4. ¿Algún detalle sobre el sol?.- La temperatura superficial del sol es de unos 5727° y se mantiene estable. Si variara sólo 10°, no habría vida en la tierra. Similar desastre sucedería si el sol estuviera a una distancia diferente. El sol es una estrella enana amarilla. Si fuera del tipo azul, ya se habría extinguido. Si fuera del tipo rojo, no calentaría suficientemente la tierra. 5. Conclusiones.-
  • El big bang y su desarrollo posterior estuvo calculado con enorme precisión.
  • El universo originado por el big bang es imposible que haya surgido por casualidad. Completamente imposible.
  • No se necesita fe para asegurar que Dios Creador es eterno, sabio, poderoso, y cuida mucho de los hombres. Eterno, pues alguien eterno tuvo que iniciar el big bang. Sabio, porque el proceso posterior al big bang está cuidadosamente pensado. Poderoso y que cuida del hombre, por motivos obvios al ver con qué precisión y fuerza dirigió la expansión del universo.

Misa

  • A. ¿Qué es la misa?
  • B. Obligación de oír misa.
  • C. ¿Cómo aprovechar mejor la misa?
A. ¿QUÉ ES LA MISA?
1. ¿Qué es la misa? A primera vista la misa es simplemente una ceremonia dirigida a Dios donde se observan cuatro acciones fundamentales: se alaba al Señor y se le da gracias, se le pide perdón y se suplican algunos beneficios. También hay momentos de la misa donde se transmiten algunas enseñanzas. En un sentido más profundo y exacto la misa es la renovación del sacrificio de la cruz.
2. ¿Es necesario asistir a misa? No somos dioses sino criaturas, y por tanto tenemos obligaciones respecto al Creador. Las principales son alabarle, darle gracias y pedirle perdón. A esto se añade lo necesitados que estamos de suplicarle ayuda. Y todo esto se hace en la misa.
3. ¿Esto no se puede hacer sin misa? Desde luego. Se puede y se debe alabar y dar gracias a Dios en todo momento, pedirle sus dones y su perdón. La misa añade un modo especial de hacerlo: mediante un sacrificio.
4. ¿Un sacrificio es buen modo de amar a Dios? Se puede amar con palabras y con obras y con un esfuerzo mayor o menor. Los sacrificios son entrega a Dios de algún esfuerzo; incluyen una generosidad costosa y por tanto son buena manera de mostrar el amor. Al menos manifiesta que se le ama más que a uno mismo, pues uno mismo se exige por amor a Él.
5. ¿La misa es el mejor de los sacrificios? Será mejor el sacrificio que destaque en la generosidad de la ofrenda, la santidad de quien lo presenta y la intención con que se realiza. En la misa nuestro Señor Jesucristo se ofrece a sí mismo entregando su vida para la gloria de Dios y la salvación de la humanidad. Por tanto es el sacrificio mejor, con gran diferencia.
6. ¿La misa es lo mejor que podemos hacer por Dios? Sí. Sin duda. Los hombres sólo podemos presentar a Dios obras humanas, mientras que la misa es una acción divina, realizada por el mismo Hijo de Dios.
7. ¿La misa no la realiza el sacerdote? El sacerdote presta su voz y sus manos a Cristo, pero es el propio Jesús quien se ofrece a sí mismo renovando el sacrificio de la cruz. Por ejemplo, el sacerdote no afirma “éste es el cáliz de la sangre de Cristo”, sino “éste es el cáliz de mi sangre”. En esos momentos es Jesús mismo quien obra mediante el sacerdote.
B. OBLIGACIÓN DE OÍR MISA
1. ¿Es obligatoria la misa? Ya hemos comentado que las criaturas tenemos unas obligaciones con el Creador. Entre ellas, el tercer mandamiento de la ley de Dios ordena santificar las fiestas.
2. ¿No hay otros modos de santificar las fiestas? Se pueden santificar de muchos modos, y la Iglesia podía haber ordenado otra manera de hacerlo. Ha escogido la que más agrada a Dios y más aprovecha a los hombres. Los primeros cristianos ya lo hacían así.
3. ¿Por qué es pecado mortal faltar a misa el domingo? Porque así lo ordenó la Iglesia apoyada en varios motivos:
  • Alabar a Dios y santificar las fiestas es un asunto grave. Los deberes con el Creador son de la mayor categoría y nadie puede rebajarlos a temas leves.
  • El cristiano que falta a misa suele acabar perdiendo la fe, y esto es asunto serio.
  • Si fuera sólo falta leve, muchas personas no asistirían, no santificarían las fiestas de ninguna otra manera y olvidarían antes a Dios. Consecuencias nada despreciables. La Iglesia no desea que pequemos; si lo manda bajo pecado mortal, es para advertirnos de la importancia del tema y custodiar nuestra fe.
  • Los primeros cristianos se jugaban la vida por asistir a misa. Esto nos da una idea de la gravedad del asunto.
4. ¿Hay que ir a misa por obligación? Ir a misa por obligación es un motivo válido, pues en la vida es normal hacer lo conveniente aunque los sentimientos no acompañen. Sin embargo, es bueno fomentar el deseo de amar y alabar a Dios realizando lo que más le agrada, la misa.
5. ¿La misa tiene que ser el domingo? El mandato divino de dedicar al Señor un día a la semana es individual y social al mismo tiempo. Individual, pues cada uno es responsable de su cumplimiento. Social, porque se ordena santificar las fiestas, y las fiestas son aquellas que el pueblo de Dios celebra. Los judíos el sábado, los cristianos el domingo. A ellas se añaden otras fechas independientes del día de la semana, como la Navidad. Se trata entonces de asistir a misa en las fiestas del Pueblo de Dios. Naturalmente el buen cristiano procura ir a misa todos los días, no sólo los domingos.
C. ¿CÓMO APROVECHAR MEJOR LA MISA?
1. ¿Cómo aprovechar mejor la misa? Rezar. Presentar junto con Cristo los sacrificios de cada día. Intentar acompañar a Jesús en su entrega realizando con El las cuatro acciones fundamentales que hemos comentado: alabar y dar gracias a Dios, suplicar beneficios y perdón.
2. ¿Algunos ejemplos? Cada persona buscará el modo que más le ayude. Por ejemplo:
  • En el inicio de la misa se puede fomentar el arrepentimiento, el deseo de purificar el alma para asistir más dignamente al santo sacrificio de la misa. Puede hacerse al rezar “por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa”; y al decir “Señor, ten piedad; Cristo, ten piedad; Señor, ten piedad”.
  • En la lectura del evangelio es posible memorizar alguna frase para luego repetirla o meditarla durante ese día.
  • En la presentación del pan y el vino, mientras se dice “por este pan fruto de la tierra y del trabajo del hombre…” se puede añadir interiormente los sufrimientos, el trabajo, y las obras buenas que uno desea ofrecer a Dios junto al sacrificio de Cristo.
  • Un buen momento para adorar a Dios es repetir atentamente “Santo, Santo, Santo”, uniéndose a las alabanzas de los ángeles.
  • En la consagración, mientras el sacerdote eleva el Cuerpo de Cristo puede decirse “Señor mío y D
    ios mío” (el acto de fe del apóstol Tomás). Y se puede rogar a Dios un aumento de fe, esperanza, caridad, castidad, alegría, paz y otras virtudes que uno desee adquirir.
  • Cuando el sacerdote se arrodilla, se puede rezar: “te adoro con devoción, Dios escondido”, según un himno de Sto. Tomás de Aquino. Y como el Señor acaba de llegar, irá bien decirle: “Bienvenido al Altar” u otras frases amables.
  • Conforme se acerca el momento de comulgar pueden repetirse interiormente algunas Comuniones espirituales, fomentando el deseo de recibir mejor al Señor.
  • Después de comulgar será el mejor momento de hablar con Dios interiormente, agradeciéndole mucho que se haya dignado venir a nuestra alma.

Cielo

1. ¿Qué es el cielo? Se llama cielo al estado de felicidad de quienes mueren en gracia de Dios. Es la sentencia de premio en el juicio divino. Es la situación de gozo completo sin mezcla de dolores que reciben quienes alcanzan la santidad y se presentan ante el Señor con el alma limpia, brillante, adornada de virtudes y buenas obras.
2. ¿Qué premios hay en el cielo? El cielo es un premio eterno. Allí nadie puede pecar, ni lo desea. Sólo se ama el bien. Los gozos del cielo duran para siempre, nunca terminan. Suelen agruparse en dos:
  • La visión de Dios. Es el premio principal: la unión con Dios, la intimidad con el Señor que es el Bien supremo y origen de todos los bienes y gozos posibles.
  • La felicidad completa. Todos los buenos deseos satisfechos, todas las ilusiones cumplidas. En compañía de los ángeles y los santos, y de Santa María.
3. ¿Por qué cuesta tanto imaginar la gran felicidad del cielo? Porque el mayor gozo del cielo es espiritual, y en esta vida hay mucha tendencia a buscar la felicidad en asuntos materiales. Así se pierde soltura para captar los bienes espirituales y su valor superior. 4. ¿Hay diversos gozos en el cielo? Sí. Los más santos gozarán en el cielo de una felicidad mayor. Suele ponerse el ejemplo siguiente: imaginemos varios recipientes de distinta capacidad: un vaso, una botella, una tinaja, un tonel. Si los llenamos, todos estarán completos pero cada uno según su capacidad. En el cielo seremos completamente felices pero cada uno según la capacidad de su corazón.
5. ¿El cielo es un autopremio? En parte sí pues cada uno lo alcanza con sus méritos y buenas obras. Pero más bien es fruto del amor de Dios que ha establecido gratuitamente ese premio tan grande. Nadie puede autollevarse al cielo; es el Señor quien lo otorga.
6. ¿Qué camino conduce al cielo? Nuestro Señor Jesucristo nos indicó el modo de vida que nos llevará al cielo. Basta poner en práctica sus enseñanzas. Para conseguirlo, será necesario contar con la ayuda de los sacramentos y de la oración.
7. ¿Consejos y atajos para ir al cielo? Para avanzar rápidamente hacia el cielo se suele recomendar:
8. ¿Conviene desear el cielo? Es muy conveniente desear el cielo fomentando el ánimo y la esperanza de llegar a ver a Dios. Además de desearlo, habrá que ir dando pasos hacia el cielo, pero se camina más velozmente hacia los ideales si se fomenta la ilusión por la meta.
9. ¿Desear el cielo no es egoísmo? El egoísmo es un amor propio exagerado y que prescinde de los demás. En cambio, el deseo del cielo es un amor propio correcto -el mejor- y no olvida a los demás, ya que el camino hacia el cielo incluye la caridad, amor a Dios, el servicio, el afán apostólico, etc.

Trabajo

1. ¿El trabajo es bueno? El trabajo es bueno. Lo desagradable es el cansancio. A cualquiera le gusta realizar cosas, y todos trabajarían mucho si no fuera por el cansancio. Pero el cansancio es inevitable, y quien intenta suprimir totalmente el esfuerzo está llamado a la amargura del fracaso.
2. ¿Es posible ser feliz trabajando? A pesar del cansancio, es posible ser feliz trabajando si se encuentra un motivo noble para hacerlo.

3. ¿Qué sentido tiene el trabajo? Podemos reunir los motivos para trabajar en tres grupos:

Motivos un poco egoístas: obtener dinero, fama, éxito, lujo, joyas… Estos planteamientos invitan a conseguir esas cosas trabajando lo menos posible. El trabajo sigue siendo una pesadez.
Motivos humanos nobles: contribuir al bien de otros, sacar adelante la familia o la sociedad… Con otras palabras, trabajar con espíritu de servicio. Esta mentalidad ayuda a trabajar feliz.
Motivos sobrenaturales:
– El trabajo es colaboración con Dios Padre en la mejora de la Creación.
– El trabajo es imitación de Dios Hijo que pasó muchos años trabajando.
– Quien trabaja realiza algo que Dios quiere y por tanto agrada al Señor y se santifica. Así el trabajo colabora con el Espíritu Santo en nuestra santificación.
4. ¿Cómo ser feliz trabajando? Conviene tener en cuenta estos aspectos:
Rectificar la intención: añadir a los motivos egoístas una intención de servicio a los demás o de amor a Dios. Esta finalidad noble es el requisito fundamental para ser feliz trabajando.
Trabajar bien: con atención, intensidad, cuidado de los detalles… Las chapuzas no satisfacen ni al que las hace, ni a los demás, ni a Dios.
Distribuir bien el tiempo.- Para cumplir con las obligaciones de atención a la familia, a Dios, etc.
Trabajar con sentido apostólico.- Así fue el trabajo de Cristo. Toda su vida tenía este sentido redentor.