Mons. Escrivá: sacerdote fiel a la Iglesia

Antonio Moreno Casamitjana, Arzobispo de Concepción (Chile), El Sur (Concepción), 27.6.90 y 14.5.92

“¡Qué alegría poder decir con todas las veras de mi alma: amo a mi Madre la Iglesia Santa!” (Camino, 518). Con estas palabras manifestaba Mons. Josemaría Escrivá de Balaguer el profundo amor a la Iglesia que albergaba en su corazón de joven sacerdote.

Hoy la Iglesia, al beatificarlo, proclama la heroicidad de sus virtudes y lo propone como seguro intercesor en favor de los hombres. En efecto, el domingo tendrá lugar la ceremonia de Beatificación, que realizará en la Plaza de San Pedro, en Roma, el Papa Juan Pablo II.

Bien se puede afirmar que el Fundador del Opus Dei orientó toda su existencia al servicio de la Iglesia. Durante su vida, hasta el momento de su muerte -acaecida en Roma el 26 de junio de 1975 a la edad de 73 años- fue fiel a su propósito permanente de “servir a la Iglesia como la Iglesia quiere ser servida”. Mons. Escrivá comprendió que el mejor servicio que podía prestar a la Iglesia era secundar con fidelidad la voluntad de Dios, manifestada el 2 de octubre de 1928, fecha de la fundación del Opus Dei.

Se trataba de una llamada divina dirigida a todos los hombres para que alcancen la perfección cristiana, la santidad, sin abandonar el lugar concreto que ocupan en el mundo. Repitió por doquier y con don de lenguas esta llamada universal a vivir la plenitud de la vida cristiana en las circunstancias ordinarias del quehacer de cada fiel cristiano. Proclamaba que “la vida corriente y ordinaria no es cosa de poco valor: todos los caminos de la tierra pueden ser ocasión de un encuentro con Cristo, que nos llama a identificarnos con Él para realizar -en el lugar donde estamos- su misión divina”.

El Papa Juan Pablo II decía hace algunos años a miembros del Opus Dei: “Realmente es un gran ideal el vuestro, que desde los comienzos se ha adelantado a la teología del laicado, que caracterizó después a la Iglesia del Concilio y del posconcilio. Tal es el mensaje y la espiritualidad del Opus Dei: vivir unidos a Dios en medio del mundo, en cualquier situación, cada uno luchando por ser mejor con la ayuda de la gracia, y dando a conocer a Jesucristo con el testimonio de la propia vida”. De esta manera quienes forman parte de esta institución, procurando vivir este espíritu tal como lo encarnó su fundador, sirven a la Iglesia en el sitio donde Dios los ha puesto.

En Camino había escritor “Gracias, Dios mío, por el amor al Papa que has puesto en mí corazón”. Este amor por el Vicario de Cristo estaba fundado en la certeza dé que el Santo Padre es el “dulce Cristo en la Tierra”, como decía Santa Catalina de Siena, o el “Vice-Cristo”, como él mismo le llamaba. Cada día ofreció al Señor su vida por la Iglesia y por el Papa, y acentuó aún más este ofrecimiento en sus últimos años pidiendo a Dios, con fe y con amor, que tomara su vida para que en la Iglesia hubiera una nueva floración de santidad, de buena doctrina y de espíritu sobrenatural.

Formaba parte inseparable de su amor a la Iglesia, la veneración y el cariño a los obispos, a quienes prestó personalmente muchos servicios, especialmente en favor de sus hermanos sacerdotes, a los que predicó incontables cursos de retiro espiritual. Así, inseparablemente unido al Opus Dei, erigió la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz para difundir entre los sacerdotes el afán de santidad en el desempeño de su ministerio y de unión con sus respectivos obispos. Esta solicitud por los sacerdotes y por las vocaciones sacerdotales se reflejó también en las innumerables reuniones informales, a modo de tertulias, que mantuvo con sacerdotes diocesanos, animándolos a vivir heroicamente su servicio a la Iglesia. Era para él un motivo de gozo contemplar que los frutos de la labor apostólica del Opus Dei quedaban en las diócesis donde su labor se realizaba. De eso se alegraba su alma de sacerdote diocesano, que había tenido además, repetidas veces, el consuelo de ver con qué cariño el Papa y los obispos bendecían, deseaban y favorecían el trabajo del Opus Dei.

El domingo, a 17 años de su muerte, la Iglesia llevará a Mons. Josemaría Escrivá de Balaguer a los altares, confirmando así su mensaje de santidad y proponiéndolo como modelo de fidelidad al mensaje del Evangelio. Nosotros, como hijos de la Iglesia que él sirvió con toda su vida, es justo que nos alegremos con ella, tratemos de entender el mensaje que Dios ha querido dejarnos en la persona del beato Josemaría, y alegrémonos de tener entre nosotros a hijos suyos que enriquecen con su espíritu la común búsqueda eclesial de la santidad.

+ Antonio Moreno Casamitjana, Arzobispo de la Ssma. Concepción




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *