Carta del Prelado del Opus Dei (nov 2010)

Queridísimos: ¡que Jesús me guarde a mis hijas y a mis hijos!
Hoy recordamos a los bienaventurados que gozan de Dios en el Cielo.Apareció una gran multitud —relata San Juan en una de sus visiones en el Apocalipsis— que nadie podía contar, de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas, de pie ante el trono y ante el Cordero, vestidos con túnicas blancas, y con palmas en las manos, que gritaban con fuerte voz: ¡la salvación viene de nuestro Dios, que se sienta sobre el trono, y del Cordero![1]. Continuar leyendo “Carta del Prelado del Opus Dei (nov 2010)”