Monseñor Escrivá de Balaguer, un hombre providencial del siglo XX

Gustavo Posada Peláez, obispo de Istmina (Colombia), El Diario del Otún (Pereira, Colombia), 16.5.92

“Amor grande al Romano Pontífice, veneración a la Jerarquía y amor a los sacerdotes”.

Con ocasión del 50 Aniversario (1.978) de la Fundación del Opus Dei, en una entrevista para la televisión dije: “Mons. Escrivá de Balaguer es el hombre providencial del siglo XX, es un hombre de oración, un hombre de una fe tan grande como la de Abraham, un hombre de una confianza inmensa en la divina providencia, hombre de Dios, y por lo mismo, ahí vemos la explicación de su Obra, el Opus Dei. Siempre Mons. Escrivá de Balaguer, se distinguía por su amor grande al Romano Pontífice, por su veneración a la Jerarquía y por su amor a los sacerdotes: Mons. Escrivá de Balaguer encontró el secreto de la santificación personal en el cumplimiento de las obligaciones ordinarias, en la vida de todos los días. Mons. Escrivá de Balaguer nos enseñó a santificar el trabajo, a santificarnos en el trabajo y a santificar a los demás en el trabajo; se distinguió por su sencillez, fue un apóstol de la alegría y el buen humor, todo esto fruto de su unión con Dios, de su vida interior”.

Un hombre providencial del siglo XX, un hombre de Dios

Son abundantes los testimonios que corroboran mis expresiones anteriores. El Santo Padre Pablo VI afirmaba -dando permiso expreso para contarlo- en una audiencia que le concedió, en 1.976, al actual presidente general del Opus Dei, Mons. Alvaro del Portillo, que Mons. Escrivá de Balaguer “ha sido uno de los hombres que más carismas ha recibido de Dios, a lo largo de la historia de la Iglesia, y que siempre respondió con fidelidad”.

Estoy persuadido de que la estela dejada por Mons. Escrivá de Balaguer es más profunda, más duradera y sobre todo más luminosa y salvífica de lo que imaginamos la mayor parte de sus contemporáneos. Su papel en la economía de la salvación me parece preeminente. Inmerso en un siglo XX incrédulo y frío, ha sabido encender el mundo -ignem veni mittere in terram- con el fuego de la caridad que ardía en su corazón… ha aportado a la vida de la Iglesia un nuevo impulso, una nueva juventud, abriendo de par en par la puerta de la santidad de los laicos, como escribía G. Thibon en 1.976: -Es imposible agotar la riqueza de la contribución de Mons. Escrivá a la Iglesia.

En el Decreto de Introducción a la Causa de Beatificación y Canonización de Mons. Escrivá de Balaguer se recoge la siguiente afirmación: “Por haber proclamado la vocación universal a la santidad, desde que fundó el Opus Dei en 1.928 (…) ha sido unánimemente reconocido como un precursor del concilio Vaticano II, precisamente en lo que constituye el núcleo fundamental de su Magisterio, tan fecundo para la vida de la Iglesia”.

Veneración a la Jerarquía

Mons. Escrivá vivió el propio ministerio como servicio desinteresado a la Iglesia, y enseñó a sus hijos, a actuar en firme unión con la Jerarquía ordinaria y en absoluta fidelidad al Magisterio, de modo que – como recuerda el Decreto citado anteriormente- en todas las diócesis donde trabaja el Opus Dei, la fidelidad al Romano Pontífice y la lealtad a la Jerarquía son inconfundibles características suyas. Desde el primer instante, con la bendición y el aliento del ordinario del lugar, se dedicó plenamente a su misión y el Señor le bendijo con abundantes frutos.

Mons. Gustavo Posada Peláez

¡gracias!

Os doy las gracias por haber venido tan numerosos a esta última audiencia general de mi Pontificado. Os lo agradezco de corazón, estoy realmente conmovido. Veo la Iglesia viva. Pienso que tenemos que dar gracias al Creador, por el buen clima que nos ha regalado, cuando aún estamos en invierno.

Como dice el apóstol Pablo en el texto que hemos oído, también yo siento en mi corazón el deber, sobre todo, de dar gracias a Dios, que guía y hace crecer a la Iglesia, que siembra su Palabra y así alimenta la fe de su Pueblo. En este momento mi espíritu se alarga para abrazar a toda la Iglesia repartida por el mundo; doy gracias a Dios por las noticias que he podido recibir durante estos años de ministerio petrino sobre la fe en nuestro Señor Jesucristo, y sobre la caridad que circula verdaderamente en el Cuerpo de la Iglesia y la hace vivir en el amor, y sobre la esperanza que nos abre y orienta hacia una vida plena, hacia la patria del Cielo.

Os tengo a todos presentes en mi oración, en un presente que es el de Dios, donde recuerdo cada encuentro, cada viaje, cada visita pastoral. Uno en la oración a todo y a todos para encomendarlos al Señor: “para que Dios les haga conocer perfectamente su voluntad, y les dé con abundancia la sabiduría y el sentido de las cosas espirituales. Así podrán comportarse de una manera digan del Señor, agradándolo en todo, fructificando en toda clase de obras buenas” (Col. 1, 9-10).

En este momento, tengo una gran confianza, porque sé –lo sabemos todos- que la Palabra de Verdad del Evangelio es la fuerza de la Iglesia, su Vida. El Evangelio purifica y renueva, da fruto, allí donde la comunidad de los creyentes lo escucha y acoge la gracia de Dios en la verdad y vive en la caridad. Esta es mi confianza, esta es mi alegría.

Cuando el 19 de abril de hace casi ocho años acepté asumir el ministerio petrino, tuve una certeza que nunca me ha abandonado. En ese momento, como he explicado en otras ocasiones, las palabras que resonaron en mi corazón fueron: ‘Señor, ¿por qué me pides esto y qué me pides? Es un peso grande el que cargas sobre mis espaldas, pero si Tú lo pides, por tu Palabra echaré las redes, seguro de que Tú me guiarás, a pesar de todas mis debilidades’. Ocho años después, puedo decir que el Señor verdaderamente me ha guiado, ha estado cerca de mí, he podido sentir a diario su presencia. Ha sido un episodio en el camino que recorre la Iglesia en el que ha habido momentos de alegría y de luz, pero también momentos no fáciles; me he sentido como San Pedro con los Apóstoles en la barca en el lago de Galilea: el Señor nos ha dado tantos días de sol y brisa ligera, días en los que la pesca ha sido abundante; también hubo momentos en los que las aguas estaban agitadas y el viento era  contrario, como en toda la historia de la Iglesia, el Señor parecía dormir. Pero yo he sabido siempre que en esa barca está el Señor. He sabido siempre que la barca de la Iglesia no es mía, no es nuestra, sino suya y Él no dejará que se hunda. Es Él quien la conduce, ciertamente por medio de hombres que Él ha escogido porque así lo ha querido. Esta ha sido y es una certeza, que nada puede ensombrecer. Y por eso hoy mi corazón está lleno de agradecimiento a Dios porque no ha quitado nunca ni a la Iglesia ni a mí su consuelo, su luz, su amor.

Estamos en el Año de la Fe, que he querido convocar para reforzar nuestra fe en Dios en un contexto que parece ponerlo cada vez más en un segundo plano. Querría invitar a todos a renovar una firme confianza en el Señor, a confiarnos como niños en los brazos de Dios, seguros de que esos brazos nos sostienen siempre y son quienes nos permiten a diario caminar a pesar del cansancio. Querría que cada uno se sintiera amado de ese Dios que nos ha dado a su Hijo y que nos ha demostrado su amor sin límites. Querría que cada uno experimentase la alegría de ser cristiano. Hay una bella oración para ser recitada por la mañana que dice: “Te adoro, Dios mío, y te amo con todo el corazón. Te doy gracias por haberme creado, por haberme hecho cristiano…”.

¡Sí, estamos contentos por haber recibido el don de la fe, el bien más valioso que ninguno nos puede arrebatar! Agradezcámoslo al Señor cada día, con la oración y con una vida cristiana coherente. Dios nos ama, pero espera que nosotros lo amemos también.

Pero no quiero dar las gracias únicamente a Dios. Un Papa no guía él solo la barca de Pedro, aunque él sea el primer responsable; yo nunca me he sentido solo al llevar la alegría y el peso del ministerio petrino; el Señor me ha puesto cerca a tantas personas que, con generosidad y amor a Dios y a la Iglesia me han ayudado y me han sostenido.

En primer lugar, vosotros queridos cardenales: vuestra sabiduría, vuestros consejos, y vuestra amistad han sido muy valiosos para mi; mis colaboradores, empezando por el Secretario de Estado que me ha acompañado con fidelidad durante estos años; la Secretaría de Estado y toda la Curia Romana, como también todos aquellos que, en las diferentes áreas, prestan su servicio a la Santa Sede: hay tantos rostros que no aparecen, que trabajan ocultos, pero en el silencio, en su dedicación diaria, con espíritu de fe y humildad han sido para mí una ayuda segura y fiable. Un puesto especial lo ocupa la Iglesia de Roma, mi diócesis. No puedo olvidar a mis hermanos en el Episcopado y Presbiterado, las personas consagradas y todo el Pueblo de Dios: en las visitas pastorales, en las audiencias y en los viajes he percibido siempre gran dedicación y afecto; pero al mismo tiempo yo también he querido mucho a todos y a cada uno, sin distinciones, con la caridad pastoral que existe en el corazón de cada Pastor, especialmente en el Obispo de Roma, en el sucesor del Apóstol Pedro.

Cada día he rezado por cada uno de vosotros, con el corazón de un padre. Querría que mi saludo y mi agradecimiento llegase a todos: el corazón de un Papa se alarga a todo el mundo. Querría dar las gracias al Cuerpo diplomático ante la Santa Sede, que hace presente la gran familia de las naciones. También me vienen a la cabeza quienes trabajan para las comunicaciones, a quienes agradezco por su importante servicio. Ahora querría también dar gracias de corazón a las numerosas personas en todo el mundo que, durante las últimas semanas, me han enviado muestras cariñosas de afecto, amistad y oración. Sí, el Papa nunca está solo: ahora lo experimento de forma tan clara que me toca el corazón. El Papa pertenece a todos y muchas personas se saben cercanas a él. Es verdad que recibo muchas cartas de los grandes del mundo –desde los jefes de Estado a los líderes religiosos, representantes del mundo de la cultura, etcétera-. Pero también recibo muchas cartas de personas sencillas que me escriben sencillamente con el corazón, y me hacen sentir su afecto, un afecto que nace de una vida junto a Cristo Jesús, en la Iglesia. Estas personas no me escriben como se escribe, por ejemplo, a un príncipe o a una personalidad que no se conoce. No, me escriben como hermanos o hermanas, como hijos e hijas, que se saben unidas por un lazo familiar muy afectuoso. Aquí se puede experimentar qué es la Iglesia: no una organización, no una asociación con fines religiosos o humanitarios, sino un Cuerpo vivo, una comunión de hermanos y hermanas en el Cuerpo de Jesucristo, que une a todos. Experimentar la Iglesia de este modo y poder casi tocar físicamente la fuerza de su verdad y de su amor, es un motivo de alegría, en un tiempo en que tantos hablan de su declino.

En estos últimos meses he experimentado que mis fuerzas iban disminuyendo, y he pedido a Dios insistentemente, en la oración, que me iluminase con su luz para que pudiera tomar la decisión más justa, no por mi bien sino por el bien de la Iglesia. He dado este paso conociendo plenamente su gravedad y su novedad, pero también con una profunda serenidad de espíritu. Amar a la Iglesia significa también tener la valentía de tomar decisiones difíciles, sufridas, teniendo siempre presente el bien de la Iglesia y no el de uno mismo. Permitidme que vuelva de nuevo al 19 de abril de 2005. La gravedad de la decisión dependía justamente del hecho que desde ese momento me había comprometido siempre y para siempre con el Señor. Siempre: es decir, el ministerio petrino implica que uno no tiene ninguna privacidad. Pertenece siempre y totalmente a todos, a toda la Iglesia. A su vida le viene quitada, por así decirlo, la dimensión privada. He podido experimentar, y lo experimento precisamente ahora, que uno recibe la vida cuando la da. Antes he dicho que muchas personas que aman al Señor aman también al Sucesor de Pedro y le tienen mucha estima; que el Papa tiene verdaderamente hermanos y hermanas, hijos e hijas en todo el mundo y que se siente seguro en el abrazo de su comunión: porque no se pertenece ya a sí mismo, pertenece a todos y todos pertenecen a él. El “siempre” es también un “por siempre”, no se puede regresar a la vida privada. Mi decisión de renunciar al ejercicio activo del ministerio no cambia este aspecto. No regreso a la vida privada, a una vida de viajes, encuentros, recibimientos, conferencia, etcétera. No abandono la cruz, sino que permanezco de un modo nuevo junto al Señor Crucificado. No poseeré ya la potestad del oficio para el Gobierno de la Iglesia, pero en el servicio de la oración me mantendré, por decirlo así, en el recinto de san Pedro. San Benito, cuyo nombre llevo como Papa, será siempre un grande ejemplo para mí en esto. Él nos mostró un camino hacia una vida que, activa o pasiva, pertenece completamente a la obra de Dios. Agradezco a todos y a cada uno también por el respeto y la comprensión con que habéis acogido esta decisión tan importante. Continuaré acompañando a la Iglesia en su camino con la oración y la reflexión, con la dedicación al Señor y a su Esposa que he intentado vivir hasta ahora cada día y que deseo vivir siempre.

Os pido que os acordéis de mi ante Dios, y especialmente que os acordéis de rezar por los Cardenales, llamados a una tarea tan importante, y por el nuevo Sucesor del Apóstol Pedro: que el Señor lo acompañe con la luz y la fuerza de su Espíritu.

Invocamos la materna intercesión de la Virgen María Madre de Dios y de la Iglesia, para que acompañe a cada uno de nosotros y a toda la comunidad de la Iglesia. A ella nos confiamos, con profunda confianza.

¡Queridos amigos! Dios guía a su Iglesia, la sostiene siempre también y especialmente en los momentos difíciles. No perdamos de vista esta visión de fe, que es la única visión verdadera en el camino de la Iglesia en el mundo. En nuestro corazón, en el corazón de cada uno de vosotros, haya siempre la alegre seguridad que el Señor está junto a nosotros y no nos abandona, está cerca y nos envuelve con su amor. ¡Gracias!

El fundador del Opus Dei

Mons. Ugo Puccini, obispo de Santa Marta (Colombia), El País (Cali, Colombia), 24.6.90

Hace quince años moría en Roma, el 26 de junio, Monseñor Josemaría Escrivá de Balaguer. Había nacido el 9 de enero de 1902, y había fundado el Opus Dei el 2 de octubre de 1928. Desde entonces, su vida se confunde con la de su obra. Y del mismo modo que su obra debía pasar inadvertida tantos años a los ojos de los hombres, Monseñor Escrivá vive al pie de la letra su destino de ocultarse y desaparecer, para que sólo Jesús se luzca.

Este español universal, a quien Su Santidad Juan Pablo II ha hecho Venerable el pasado 9 de abril, dentro de su proceso de Beatificación, asombró al mundo. Y lo asombró precisamente porque mientras estuvo en la Tierra lo único que hizo fue cumplir la Voluntad de Dios, sin ruido y sin espectáculo, no obstante ser portador de un designio divino que fecundaría de nuevo a la Iglesia y a la sociedad. A Monseñor Escrivá se le señala claramente como el gran precursor del Concilio Vaticano II. Y es que desde 1928, cuando conoció la idea fundacional de la obra que Dios le pedía, se dedicó de lleno a su realización, con lo que hizo realidad lo que Dios quería: que todo hombre o mujer, de toda condición, edad, raza o lengua, recibiera la invitación de Cristo, que a todos los hombres nos quiere santos. Monseñor Escrivá nos repitió a todos el mandato del Apóstol: “Todo lo que hagáis…”, ya fuera de palabra o de obra, ya material o intelectual, ya en el trabajo de cada día, ya en la construcción de la propia vida, de la propia familia, de la propia sociedad a que pertenece cada uno, “hacedlo por el Amor de Dios”, hacedlo amando, hacedlo buscando que por amor a Dios salga perfecto, de comienzo a fin: en los detalles y en la totalidad.

Hoy el Opus Dei es conocido en toda la Iglesia, como parte entrañable que es de Ella, que lo ha hecho Prelatura personal, al poner en práctica por vez primera esa figura jurídica que para el incremento del apostolado de la Iglesia, instituyera el Concilio Vaticano II.

Y la fama de santidad de su Fundador, “ya ampliamente comprobada durante su vida”, como dice el texto del Decreto del Papa que reconoce la heroicidad de sus virtudes, “ha conocido después de su muerte una extensión universal, llegando a constituir en muchos países un auténtico fenómeno de piedad popular”.

Día a día lo hemos experimentado así muchas personas, que encontramos a menudo en la calle, y en los lugares más populares, y aun en otros del todo inopinados, de qué modo confiado y fervoroso, privadamente se le encomienda al Venerable Monseñor Escrivá lo más pequeño y lo más grande también, en la necesidad más acuciante, y toda necesidad: con ese afecto filial de quien acude a la ayuda de un padre amantísimo, y al tiempo, con la fe absoluta de quien deja las cosas en las manos de un intercesor muy poderoso delante de Dios.

Beatificación del fundador del Opus Dei

Mons. Alfredo J. Rodríguez F., Arzobispo de Cumaná (Venezuela), Diario Provincia (Cumaná), Viernes 15 de Mayo de 1992

Recientemente he recibido del Vicario Regional de la Prelatura del Opus Dei en Venezuela una hermosa biografía ilustrada de Mons. José María Escrivá de Balaguer con el título “Huellas en la nieve”, escrita por Dennis M. Helming.

El próximo domingo será solemnemente beatificado en la basílica vaticana por S.S. Juan Pablo II. A todos nos ha llamado la atención este acontecimiento por dos razones: primero por la extraordinaria rapidez del proceso de su causa; y en segundo lugar, por la importancia protagónica que tanto Mons. Escrivá como el Opus Dei han tenido y tienen en la vida de la Iglesia Católica de nuestro siglo.

En el mes de abril de 1990 Juan Pablo II promulgó el decreto declarándolo “venerable” y autorizando su culto privado. En ese decreto acerca de la heroicidad de virtudes del venerable José María Escrivá de Balaguer, el Santo Padre:

a) Declara como “prodigiosa” la fecundidad de su apostolado y su contribución a la promoción del laicado.

b) Lo califica como “un ejemplo imperecedero de celo por la formación de los sacerdotes”.

c) Parangona sus escritos con los clásicos de la espiritualidad cristiana de todos los tiempos.

d) Por último lo define como un “verdadero fenómeno de piedad popular y como fuente inagotable de luz espiritual”.

Felicitamos al Vicario Regional y a todos los integrantes de la Prelatura personal del Opus Dei y Sociedad de la Santa Cruz en Venezuela. Que todo sea para bien de la Iglesia y crecimiento del Reino de Dios en nuestros días. ¡Beato José María Escrivá, ruega por nosotros!