Benedicto XVI publicará un libro-entrevista con el periodista alemán Seewald

“La publicación será en breve, y está prevista que sea en italiano y alemán, aunque será posible su traducción a otros idiomas”, explicó el periodista…

Ciudad del Vaticano. (EFE).- Las largas conversaciones sobre diversas cuestiones que el papa Benedicto XVI tuvo durante este verano con el periodista alemán Peter Seewald serán recogidas en un libro que saldrá a finales de año, según informó hoy el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi.

Lombardi explicó que del 26 al 31 de julio, mientras se encontraba en su residencia veraniega de Castel Gandolfo (cerca de Roma), Benedicto XVI “concedió al periodista alemán Peter Seewald una serie de entrevistas, respondiendo a sus preguntas sobre varios argumentos”. El periodista alemán ya había entrevistado al Papa cuando éste era cardenal y prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y de estas conversaciones nacieron dos libros.
“La publicación del volumen será en breve, antes de final del año, y está prevista que sea en italiano y alemán, aunque será posible su traducción a otros idiomas”, añadió Lombardi. Cuando era cardenal, el papa Ratzinger ya publicó tres libros-entrevistas.
El primero en 1985 “Rapporto sulla fede” (Informe sobre la fe), fruto de las conversaciones con el periodista italiano Vittorio Messori, mientras que de las entrevistas con Seewald se publicó “Il sale della terra. Cristianesimo e Chiesa cattolica nel XXI secolo” (La sal de la tierra. Cristianismo e Iglesia católica en el Siglo XXI (1997) y “Dio é il mondo” (Dios y el mundo) (2001).
También se espera que, según los medios de comunicación italianos, salga en marzo del próximo año el segundo volumen del libro del Papa sobre Jesús de Nazaret, dedicado a la Pasión, Muerte y Resurrección. El primer libro sobre Jesús, dividido en dos volúmenes, se publicó en 2006.

Benedicto XVI invita a vivir con “el estilo de Dios”


Consejo a sus antiguos alumnos

CASTEL GANDOLFO, lunes 30 de agosto de 2010 (ZENIT.org).- Constatando que con frecuencia se vive según un “estilo pagano”, Benedicto XVI ha invitado a forjar la propia vida siguiendo otro camino, “el estilo de Dios”.
Fue la exhortación que dirigió al inicio de la misa que presidió este domingo, en el Centro Mariápolis de Castel Gandolfo, con motivo del encuentro anual de sus antiguos alumnos, el Ratzinger Schülerkreis, que se celebró del 27 al 30 de agosto (Cf. ZENIT, 26 de agosto de 2010).
El pontífice, como refiere “Radio Vaticano”, intervino para comentar el evangelio de ese domingo, que hace referencia a quienes buscan el primer puesto en los banquetes (Lucas 14: 1-7, 14), recordando que en este pasaje “el Señor nos da a comprender que en realidad seguimos viviendo según el estilo de los paganos: invitamos por reciprocidad sólo a quien devolverá la invitación, damos sólo si se nos restiturá”.
“El estilo de Dios es diferente”, subrayó. “Nos invita a su mesa a nosotros, que somos cojos, ciegos y sordos; nos invita a nosotros que no tenemos nada que darle”.
El estilo divino, constató, se experimenta sobre todo en la Eucaristía, durante la cual se nos llama a dejarnos tocar por la gratitud hacia Dios, que nos invita a su mesa, a pesar de que estamos llenos de culpas.
“Pero queremos aprender también a experimentar la culpa de que salimos demasiado poco del estilo pagano, porque vivimos muy poco la novedad, el estilo de Dios”, observó el obispo de Roma.
“Y por esto comenzamos la santa misa pidiendo perdón: un perdón que nos cambie, que nos haga más semejantes a Dios, a su imagen y semejanza”.

En la homilía de la celebración, el cardenal Christoph Schönborn, arzobispo de Viena y antiguo alumno del profesor Joseph Ratzinger, subrayó la importancia de la humildad que “transforma los insultos en una gracia”.

“Gracias, Santo Padre, porque usted encarna para nosotros la actitud de Cristo, que es manso y humilde de corazón”, exclamo. “¿No es algo maravilloso de la fe cristiana y de la experiencia cristiana? La alegría por el hecho de que los parámetros del Cielo son tan diferentes de los nuestros”.
El Ratzinger Schülerkreis de este año se concentró en el tema de la interpretación del Concilio Vaticano II.
Los participantes fueron unos cuarenta, todos ellos antiguos alumnos del profesor Ratzinger, que presentaron con él sus tesis de doctorado en los años en que era profesor en universidades de Alemania.

Libros de mujeres del Opus Dei

Para comprender el papel de la mujer en el Opus Dei, nos pueden servir de referencia algunos libros de/sobre mujeres del Opus Dei. No incluyo novelas, ensayos ni libros científicos escritos por ellas, sino sólo los que se refieren a la Obra o a su Fundador. Como la historia del Opus Dei todavía es corta, la lista puede ser casi completa.

Biográficos:
Montse Grases: la alegría de la entrega. Escrito por José Miguel Cejas
La paz y la alegría: María Ignacia García Escobar en los comienzos del Opus Dei. Escrito por José Miguel Cejas Arroyo
Guadalupe Ortiz de Landázuri: trabajo, amistad y buen humor. Escrito por Mercedes Eguíbar
Páginas de amistad: relatos en torno a Encarnita Ortega. Escrito por Maite del Riego Ganuza
Historia de un matrimonio: María y Fernando. Escrito por Luis Crespo de Miguel
Encarnita Ortega Pardo: hablando de tú a Dios. Escrito por Maite del Riego Ganuza
Autobiográficos:
En el corazón de Kenia: 25 años de mi vida en el Opus Dei. Escrito por Esther Toranzo Fernández
A la mitad del camino. Escrito por María Lourdes Díaz-Trechuelo Spínola
Con un sueño en África. Escrito por Olga Marlin
Una nueva partitura: México-Roma. Escrito por Margarita Murillo Guerrero
Ernestina de Champourcín, del exilio, a Dios. Escrito por Ernestina de Champourcin, Beatriz Comella
Sobre san Josemaría:
Tiempo de caminar: semblanza de Monseñor Josemaría Escrivá de Balaguer. Escrito por Ana Sastre
Una familia del Somontano. Escrito por Esther Toranzo Fernández, Gloria Toranzo Fernández, Lourdes Toranzo Fernández

Fuente: http://opusdei-libros.blogspot.com/2010/08/algunos-titulos-sobre-el-opus-dei-y-el.html

Estudios sobre el Opus Dei

Studia et Documenta, vol. 4 – 2010
Publicación: mayo 2010
Páginas: 538

INIZIATIVE PROMOSSE DAL FONDATORE DELL’Opus Dei IN AMBITO EDUCATIVO
Presentazione, Maria Carla Giammarco (pp. 9-13).
Los comienzos de la labor del Opus Dei con universitarias:
la Residencia Zurbarán de Madrid (1947-1950)
, Mercedes Montero (pp. 15-44).
Estudio sobre los tres primeros años de la Residencia universitaria Zurbarán, dirigida por mujeres del Opus Dei en Madrid. Se explican las diferencias entre esta iniciativa y la tradición residencial femenina española anterior a la Guerra Civil, y también entre el espíritu que movía Zurbarán y el que latía en los colegios mayores restaurados en España a partir de 1942-43. Narración de la expansión del mensaje del Opus Dei entre las mujeres (universitarias o no), desde la Residencia Zurbarán.
English abstract

Fuentes para la historia de la Academia y de la Residencia DYA, 
Constantino Ánchel (pp. 45-101).
DYA, sigla de Derecho y Arquitectura, es el nombre que dio san Josemaría a la primera iniciativa apostólica de carácter institucional de fieles del Opus Dei. Años después se refirió a ella como la primera obra corporativa. Comenzó en diciembre de 1933 en Madrid con la apertura de una academia, en la calle Luchana. En octubre de 1934 la Academia DYA se trasladó a la calle Ferraz y se amplió con una residencia universitaria. El Opus Dei creció y, desde DYA, se preparó la expansión a otras ciudades: Valencia y París. Cuando se estaban ultimando los pasos necesarios para establecer una residencia en Valencia, comenzó en España la Guerra Civil. En este artículo se describen las fuentes, procedentes fundamentalmente del Archivo General de la Prelatura del Opus Dei, necesarias para confeccionar una historia más extensa y documentada de aquellos primeros años de la Obra.
English abstract
San Josemaría y la promoción del Colegio Gaztelueta, Ramón Pomar (pp. 103-146).
En 1951, en una población cercana a Bilbao, comenzó su andadura el Colegio Gaztelueta, la primera obra de apostolado corporativo de enseñanza media del Opus Dei, cuyo sistema pedagógico ha influido en la configuración de otros centros docentes posteriores. Nació fruto de una iniciativa de san Josemaría Escrivá de Balaguer, secundada por algunas familias de Guecho deseosas de promover un centro educativo para sus hijos. El artículo aborda los inicios de la labor apostólica de la Obra en Bilbao, introduce a los protagonistas de la iniciativa y se detiene en el nacimiento y primer desarrollo del colegio, todo en conexión con la figura de san Josemaría.
English abstract
Like a Bridge over Troubled Water in Sydney: Warrane College and the Student Protests of the 1970s, José Manuel Cerda (pp. 147-181).
Questo articolo tratta una serie di eventi, avvenuti a Sydney tra il 1966 e il 1974, riguardanti la fondazione di Warrane College, una residenza universitaria affidata alla cura spirituale dell’Opus Dei e affiliata all’Università del Nuovo Galles del Sud. Lo studio si basa principalmente su fonti giornalistiche ed è diviso in tre parti: la descrizione del processo fondativo della residenza, l’analisi degli obiettivi formativi della stessa, e l’opposizione al progetto sorta in alcuni ambienti dell’università suddetta, con le proteste che ne derivarono nel 1971 e nel 1974.
English abstract

STUDI E NOTE
La relación personal entre san Josemaría Escrivá de Balaguer y mons. Juan Hervás a través de sus cartas, Francisca Colomer (pp. 185-213).
Se presenta un breve estudio del trato entre Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei y Juan Hervás Benet, obispo de Ciudad Real e impulsor de los Cursillos de Cristiandad. La reseña biográfica de ambos presenta el marco en el que se examinan desde el punto de vista cuantitativo, temporal y de contenido, las cartas que se conservan en el Archivo General de la Prelatura del Opus Dei en Roma, con la doble finalidad de trazar una cronología base de la relación entre Escrivá de Balaguer y Hervás, y de esbozar algunas ideas sobre su amistad, que sirvan de punto de partida para estudios sucesivos. 

English abstract
San Josemaría e il beato Ildefonso Schuster (1948-1954), Aldo Capucci (pp. 215-254)
San Josemaría Escrivá e il beato Alfredo Ildefonso Schuster, cardinale arcivescovo di Milano, si conobbero nel capoluogo lombardo il 14 gennaio del 1948. L’incontro e gli eventi successivi dimostrano non soltanto la piena sintonia fra il fondatore dell’Opus Dei e i vescovi delle città nelle quali intendeva espandere il lavoro apostolico, ma anche, in questo caso, la profonda e reciproca stima con il santo pastore di quella che allora era la diocesi più grande del mondo. La certezza dell’avvenuto incontro – messo in dubbio da una testimonianza della causa di canonizzazione del fondatore dell’Opus Dei, ma soprattutto dal riserbo dei protagonisti – viene qui acquisita e certificata attraverso documenti inediti, grazie ai quali è stato anche possibile ricostruirne i probabili contenuti, alla luce delle circostanze storiche di quegli anni.
English abstract
The Early Days of Opus Dei in Cambridge (U.S.) As Recalled by the First Generation (1956-1961), John Arthur Gueguen, Jr. (pp. 255-294).
Questo articolo è il seguito di “The Early Days of Opus Dei in Boston… (1946-1956)”, che è apparso nel vol. 1 (2007), 65-112. Tratta dei centri che hanno preceduto l’apertura di Elmbrook, a Cambridge, e dell’apostolato svolto principalmente con studenti e professori ad Harvard and Massachusetts Institute of Technology (M.I.T.). Le testimonianze delle persone che sono stati i personaggi di questa storia (1956-1961) sono integrati da materiale presente nell’Archivio Generale della Prelatura della Santa Croce e Opus Dei.
English abstract 
Los inicios de la Prelatura de Yauyos (Perú) 1957-1968. Antecedentes y recuerdos documentados,
 Esteban Puig (pp. 295-338).
Estudio histórico sobre los inicios de la Prelatura territorial de Yauyos encomendada por la Santa Sede al Opus Dei y conformada por las Provincias civiles de Yauyos y Huarochirí, en un territorio de los Andes del Perú. El 2 de octubre de 1957, mons. Ignacio María de Orbegozo y Goicoechea, nombrado prelado de Yauyos, tomaba posesión de la Prelatura. Co
n él marcharon otros cinco sacerdotes de diferentes diócesis españolas, a los que sus ordinarios habían dado permiso para esta nueva tarea pastoral. Acomunaba a todos el hecho de pertenecer a la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, asociación intrínsecamente unida al Opus Dei. Con la llegada de nuevos sacerdotes, el trabajo pastoral pudo extenderse por la Prelatura. En el año 1962, se anexionó a la Prelatura la Provincia civil de Cañete. Se fundó el seminario menor, se restauraron iglesias, casas parroquiales, salones comunales, capillas y se crearon centros asistenciales de promoción humana y social. Fueron once años de actividad profunda, intensa y extensa.
English abstract
Apuntes para una reseña biográfica de Narcisa González Guzmán, una de las primeras mujeres del Opus DeiFrancisca R. Quiroga (pp. 339-371).
Narcisa (Nisa) González Guzmán (1907-1998), fue una de las primeras mujeres del Opus Dei. El artículo se centra en el periodo 1907-1942 de su vida y aporta datos sobre su familia, la educación recibida y las actividades que desarrolló, así como su encuentro con el fundador del Opus Dei y su incorporación a esa institución. En el epílogo se presentan, de modo esquemático, las demás etapas de su vida, que permiten valorar su papel en el desarrollo del Opus Dei.
English abstract

DOCUMENTI
Cartas de Josemaría Escrivá de Balaguer a Dolores Fisac (21 de mayo de 1937 – 16 de noviembre de 1937), Yolanda Cagigas (pp. 375-409).
Se transcriben las dieciséis cartas que san Josemaría escribió a Dolores Fisac en un periodo de seis meses, desde el 21 de mayo –estando refugiado en la Legación de Honduras– hasta el 19 de noviembre de 1937, día en que inició desde Barcelona el paso a Francia por los Pirineos. A través de esa correspondencia, mantenida en una especial coyuntura, Dolores Fisac pidió la admisión en el Opus Dei. Se trataba de la primera mujer (después de Mª Ignacia García Escobar) en la que la llamada al Opus Dei se consolidó. Con el objeto de favorecer una mejor comprensión de las cartas, se ofrece una explicación previa del contexto histórico y se aporta información obtenida de las cartas escritas por Dolores Fisac y por Isidoro Zorzano, así como del diario de este último.
English abstract
Epistolario de san Josemaría Escrivá de Balaguer y mons. Javier Lauzurica (enero 1934 – diciembre 1940), Francisco Crosas (pp. 411-435).
Se edita la correspondencia entre san Josemaría Escrivá y mons. Javier Lauzurica, intentando ofrecer las coordenadas históricas y humanas de esa relación epistolar, mantenida en tiempos azarosos de la historia de España. En total son 23 cartas escritas entre enero de 1934 y diciembre 1940.
English abstract

NOTIZIARIO
La memoria di san Josemaría Escrivá nello spazio urbano in Italia, Aldo Capucci (pp. 439-451).

SEZIONE BIBLIOGRAFICA
Recensioni (pp. 455-469).
Schede bibliografiche (pp. 471-498).
Elenchi bibliografici: Bibliografia general sobre el Opus Dei (I), José Mario Fernández Montes, José Luis González Gullón, Santiago Martínez Sánchez (pp. 499-538).

Ser capaz para la amistad

* Segunda parte de la conferencia de la doctora Jutta Burggraf, pronunciada el 6 de noviembre de 2009 en el IV Congreso Internacional Provida, celebrado en Zaragoza (España).

Si deseamos que otro se desprenda, realmente, del error, de la equivocación, de la fealdad o de la maldad, y que se abra a nuevos conocimientos, es preciso entrar en una relación amistosa con él. Se acepta un consejo cuando hay confianza. Se sigue a un amigo y a nadie más.
La amistad proporciona un nuevo brillo a nuestra existencia y hace más amable nuestra vida.

Goethe lo expresa de un modo poético: “Nuestro mundo parece muy vacío —afirma—, si lo imaginamos sólo lleno de montañas, ríos y ciudades. Pero sabemos que aquí o allá hay alguien que está en sintonía con nosotros, alguien con quien seguimos viviendo, aunque sea en silencio. Esto, y solamente esto, hace que la tierra sea un jardín habitable”.


Precisamente ante la masificación y el anonimato, tan característicos de nuestra época, necesitamos lugares cálidos, espacios en los que podamos sentirnos como en casa. Donde hay amigos, surge la experiencia de la confianza, la experiencia del hogar. Para muchos contemporáneos, la amistad es su hogar y su patria en medio de una tierra sin patria y sin hogar.

Quien tiene amigos de otros partidos políticos, otras profesiones, religiones y nacionalidades, es una persona dichosa. Se le abre un mar sin orillas. Tratando y queriendo a la gente más variada, se amplía su mente y se ensancha su corazón. Recibe mucho y entrega mucho. Es quien mejor puede orientar a los que parecen estar en una situación sin salida.

Por supuesto, la amistad no se puede forzar. Es un don de lo alto. Pero podemos capacitarnos para recibir este don.

1. Una condición imprescindible
Para aventurarme en la vida del otro, debo estar en paz conmigo mismo. Debo llevarme bien conmigo mismo y llegar a ser, de alguna manera, “mi propio amigo“.
Conozco a una mujer que ha abortado varias veces y —después de un espectacular cambio de mente— trabajaba agresivamente a favor de la vida. En una ocasión, ella me confesó: ”Francamente, me odio. Y odio a todas las mujeres que abortan. Si una persona ha realizado este crimen, sólo le quedan dos caminos: luchar vehemente en pro o en contra de la vida, para callar la voz de su conciencia“.
Sin embargo, no defendemos la vida, en primer lugar, para solucionar problemas personales, sino para ayudar a los demás. No podremos hacerlo con eficacia, si no transmitimos nada más que nuestro caos interior, ahogando a los otros con nuestros sentimientos amargos y nocivos. Huirán de nosotros para protegerse.
Si no estoy a gusto conmigo mismo, no estoy a gusto en ningún lugar. Si no me he encontrado a mí, no puedo realizar un verdadero encuentro con ninguna otra persona. Si no estoy en armonía conmigo, no puedo sembrar paz a mi alrededor.
Cabe también una tercera posibilidad para los que han experimentado el aborto: pueden defender la vida serenamente, si han llegado a ser “su propio amigo“. Pero, ¿cómo es posible esto? La amistad reclama una actitud de profunda sinceridad. No se puede construir sobre una mentira. Así, para ser “mi amigo“, necesito comportarme con rectitud interior. No debo reprimir las grandes cuestiones que se plantean, con mayor o menor frecuencia, en mi interior. Tengo que ordenar mi propia alma, dirigirla hacia el bien y buscar el sentido completo de mi existencia.
Si una persona se ha reconciliado con Dios y con ella misma, tiene la oportunidad de dar al mundo su propio testimonio con especial convicción. Es una tarea hermosa, una ocasión para desagraviar y, por supuesto, también es un tratamiento para curar las propias heridas cada vez más hondamente.

2. El valor de la amabilidad
Hay dos formas de mostrar nuestra fuerza en una conversación: podemos empujar al otro hacia abajo, o tirarle hacia arriba; podemos actuar de un modo destructivo o de un modo constructivo.
Un lenguaje ofensivo, unas palabras sarcásticas, cierta arrogancia, brusquedad, prepotencia y reproches son ejemplos para una conversación destructiva; producen resistencias y, en ocasiones, rebeliones abiertas.
No hacen falta habilidades para pisar al otro. Cualquiera puede hacerlo. Se hiere, a veces, todavía más con la frialdad que con el enfado. Pero el precio es alto. Si discutimos, nos enfrentamos y contradecimos, creamos distancias. Si nos dejamos llevar por la agitación interior, terminamos ofendiendo. Alguna vez, podremos lograr algún triunfo. Pero será una victoria vacía. Una persona forzada contra su voluntad no cambia de opinión. No sale del círculo vicioso en el que se encuentra y, con frecuencia, tiende a sabotear los esfuerzos de quien la frustra.
Es verdad, la coacción puede evitar, en ocasiones, un mal. Puede evitar, por ejemplo, la muerte de inocentes. Pero no es un medio adecuado para conducir a una persona hacia el bien. Un cambio violento, normalmente, no es profundo ni duradero. No se puede forzar a nadie a ser bueno.
Los chinos dicen: “Quien pisa con suavidad, va lejos“. Lo mismo expresa la famosa fábula del sol y del viento. Ambos discutieron acerca de cuál era más fuerte, y el viento dijo: “¿Ves aquel chico envuelto en una capa? Te apuesto a que le haré quitar la capa más rápido que tú”.Comenzó a soplar, con una fuerza enorme, hasta ser casi un ciclón. Pero cuanto más soplaba, tanto más el chico se envolvía en su capa. Por fin, el viento se calmó y se declaró vencido. Entonces salió el sol y sonrió benignamente sobre el chico. No pasó mucho tiempo hasta que éste, acalorado, se quitó la capa.
Realmente, la suavidad es más poderosa que la furia. Sólo a través del corazón podemos llegar a la razón de otra persona. Si ella nos rechaza, no podemos hacer nada. Pero si nota que la queremos de verdad, que es especial e importante para nosotros, y que deseamos que sea plenamente feliz, entonces se abre la posibilidad de una relación amistosa, en la que —como ya hemos visto— cada uno escucha al otro y cada uno aprende del otro.
La amistad surge y se acrecienta cuando rompemos las imágenes que nos hemos hecho de otra persona. Es una experiencia muy íntima, que necesita tiempo, calma y mucha sensibilidad.
El que ama, da algo de sí mismo, de su propia vida, de lo que está vivo en él. Comparte sus alegrías y sus penas, sus ilusiones y desilusiones, sus experiencias y proyectos, sus reflexiones y, no en último lugar, la verdad que ha encontrado; en una palabra: se da a sí mismo. En este ambiente no es difícil hablar de todo, también de las propias faltas, aunque sean muy graves.

3. Transmitir la verdad
Para elevar al otro hacia una comunicación constructiva, conviene que profundicemos en la relación positiva que ya existe entre nosotros. Es importante ver lo bueno en el otro, porque todos tendemos a comportarnos según las expectativas de los demás. En este sentido, aconseja la sabiduría popular: “Si quieres que los otros sean buenos, trátales como si ya lo fuesen”.
Tendríamos que hablar siempre con un sello personal. Cuando los otros escuchan frases trilladas, hay quien deja de escuchar. No deberíamos olvidar que las palabras —y hasta los mejores ejemplos— se desgastan con el uso excesivo. Dado que los argumentos a favor de la vida se utilizan con frecuencia y en tantos contextos, puede ser que dejen de causar impresión. Necesitamos una fidelidad creativa a principios comunes.
Quien quiere al otro de verdad, no palia ni encubre el mal que éste h
aya hecho. Intentará transmitir las exigencias éticas con toda claridad, adaptadas a las circunstancias de cada caso.
No buscará compromisos falsos, porque sabe que ellos no pueden llevar a nadie a una paz estable. “No es honesto eludir principios éticos elementales —afirman Natalia Horstmann yEnrique Sueiro—. Hay cosas buenas y cosas malas, y su bondad o maldad es independiente de consensos. El tabaco no mata porque lo diga la cajetilla…; ni la violencia machista es aberrante porque la condene el Gobierno. Son realidades dañinas en sí mismas, lo diga quien lo diga o aunque no lo diga nadie”.
El otro tiene derecho a conocer toda la verdad, aun allí donde a primera vista puede resultarle amarga. Por esto, tenemos la obligación grave de hacerle partícipe de la luz que tenemos, probablemente por la generosidad de otros.
Asimismo, para ganar en sinceridad en cualquier relación humana, es conveniente y necesario dar a conocer la propia identidad. El otro quiere saber quién soy yo, tal como yo quiero saber quién es él. Si reprimimos las diferencias y nos acostumbramos a callarlo todo, tal vez podamos gozar durante algún tiempo de una armonía aparente. Pero en el fondo, no nos aceptaríamos mutuamente tal como somos en realidad, y nuestra relación se tornaría cada vez más superficial, más decepcionante, hasta que, antes o después, se rompería.
Si creamos un ambiente de confusión, no ayudamos a nadie. Por esto es preciso exponer la verdad tan clara e íntegramente como sea posible. Cuando actuamos de esta manera, no obstaculizamos la amistad sino, muy al contrario, la fomentamos, si guardamos la delicadeza y el respeto. “No aceptéis como verdad nada que carezca de amor. Y no aceptéis como amor nada que carezca de verdad. El uno sin lo otro se convierte en una mentira destructora“. Estas palabras, inspiradas en la filósofa Edith Stein, me parecen especialmente aptas para la defensa de la vida. Toda verdad mezclada con veneno se vuelve, sin más, falsa.

4. Ayudar a salir de las dificultades
Según Sócrates, no conviene enseñar nada a nadie. El gran maestro conducía a sus contemporáneos sabiamente a verdades que ellos mismos encontraban. Su método refleja un conocimiento hondo del corazón humano. Muchas veces, realmente, estamos más convencidos de las verdades que hemos descubierto por cuenta propia, que de aquellas que otros nos sirven en bandeja de plata.
En la psicología se habla —análogamente— de la “intención robada“: si quiero hacer algo — incluso con mucho afán—, y otra persona me dice que debo hacer justamente esto, puede ser que disminuyan mis ganas. Me siento un mandado, no el protagonista de la obra. A nadie le agrada recibir órdenes sobre cosas que ha decidido hacer.
Así, conviene apelar a los motivos más nobles del otro y ayudarle a que él mismo quiera realizar el bien o arrepentirse del mal. Él mismo puede y debe decidirse a salir del pozo en el que ha caído. En la proximidad de un amigo, esto es posible. Junto al amigo, una persona puede entrar en relación con su auténtico yo; puede percibir lo sincero y lo verdadero en su propio corazón.
Puede sentirse como envuelto en el aire de la montaña, gracias al cual puede respirar de forma diferente a como lo hace normalmente; y ese aire le lleva a entrar en contacto con lo más sublime y elevado que hay en él.
Nuestra tarea consiste, sobre todo, en poner al otro en relación con sus sentimientos más íntimos y auténticos, y en incitarle a expresar los silenciosos impulsos de su corazón. Podemos asegurarle nuestra cercanía, echarle una mano y transmitir la creencia firme de que el camino hacia la salvación es viable.
Un buen amigo da ánimo, luz y esperanza, aunque la noche sea oscura. Ayuda al otro a salir de una depresión, después de una gran caída. Le da valor para levantarse, y fuerza para asumir la propia culpa —con todas sus consecuencias—. Y, no en último lugar, le despierta la ilusión de decidirse, nuevamente, por la vida. Un proverbio japonés afirma: “Con un amigo a mi lado no hay ningún camino que sea demasiado largo”.

NOTA FINAL
El amor a la vida se expresa, muchas veces, en la valentía, en la fortaleza y en la justicia. Y se muestra, al mismo tiempo, en la humildad, en la escucha y en la compasión. Siempre defiende la verdad y, en el mejor de los casos, llega a construir una auténtica amistad.
Queremos dar la vida a todos, tanto a los que están en peligro material de perderla, como a los que están en peligro espiritual de robarla. Todos necesitan nuestra solicitud, y no debemos olvidar que aquel que hace el mal se daña aún más que aquel que lo sufre.
Por esto, hemos puesto nuestra mirada en las víctimas quizá todavía más destrozadas que los niños que no nacerán, o los ancianos que mueren antes de tiempo. Queremos dar vida también a los responsables del aborto y de la eutanasia. Queremos ofrecerles nuestra ayuda para salir de su error y revisar sus actitudes. Con ello, tenemos muy claro que “la verdad no se impone sino por la fuerza de la misma verdad”.
Si un “defensor” se acostumbra a descubrir el núcleo bueno de todos los hombres, y a realizar un encuentro con quien ha actuado mal, entonces aumentará incluso su propia vida. En el trato sincero con los demás crece su vitalidad. Se le ocurren más ideas, relucen más valores. El “defensor” se hace, sobre todo, cada vez más capaz de amar, más apto para orientar. Adquirirá, en medio de un mundo caótico, sabiduría para comprender, paciencia para luchar, y una alegría inexpresable, que es fruto del empeño de conducir a otros desde la oscuridad a la luz. Su estilo de vida se resume en el famoso lema de Antonio Machado: “Pensar alto, sentir hondo, hablar claro”.
Fuente Otro blog sobre el Opus Dei: Aprendiendo a vivir