Monthly Archives: marzo 2010

>Verdadero feminismo

>Por María Calvo Charro en Conoze.com

Hay que reivindicar que la actividad profesional se adapte a nuestra condición femenina y no al revés.
En la lucha por la igualdad entre los sexos, las mujeres asumimos de forma espontánea que los roles masculinos eran los justos y dignos de imitación. Ocultamos nuestros sentimientos por temor a ser tachadas de débiles, intentamos ser frías y competitivas y adoptamos un aspecto varonil. Sacrificamos nuestra alma femenina a cambio de ser aceptadas en el universo masculino y nos traicionamos a nosotras mismas, renunciando a la feminidad que nos es consustancial.

Recordemos cómo Concepción Arenal, a mediados del XIX, accedió a las aulas de Derecho de la Complutense bajo ropajes de caballero, para colmar su interés por esta licenciatura. O cómo Clara Campoamor, en 1931, para lograr el derecho al sufragio femenino, renunció a su condición de mujer: «Señores Diputados: yo, antes que mujer, soy ciudadano».

El feminismo igualitarista y la ideología de género han logrado que la sociedad asuma la idea de que trabajar en casa, ser buena esposa y madre, es atentatorio contra la dignidad de la mujer; algo humillante, que la degrada, esclaviza e impide desarrollarse en plenitud. Para ser una mujer moderna, es preciso liberarse del yugo de la feminidad, en especial, de la maternidad, entendida como un signo de represión y subordinación: la tiranía de la procreación.

Esta ideología, implantada en las más altas instancias políticas, ha provocado el desprestigio de las mujeres que trabajan en su casa o cuidan de sus vástagos, que resultan estigmatizadas; frente a aquellas que renuncian a la maternidad o al cuidado personalizado de sus hijos para «realizarse» profesionalmente, consideradas heroínas liberadas y estereotipos de la emancipación. Esta estereotipificación inversa, favorecida por la actitud de algunas líderes políticas, distorsiona la imagen real de las mujeres y perjudica la vida familiar, pues favorece la organización laboral como si las obligaciones familiares no existieran.

Lejos del mundo idealizado de las imágenes estereotipadas de mujeres hiperliberadas que gozan exultantes de su pletórica vida profesional, en la vida real, nos encontramos con demasiadas mujeres que, a pesar de su rotundo éxito profesional, se sienten personalmente frustradas e insatisfechas, cansadas de imitar los modos de actuar masculinos, atadas a unos roles que no les pertenecen y que no encajan en su esencia más profunda. Mujeres que han demostrado sobradamente que son tan capaces como cualquier varón de trabajar con brillantez y eficacia, a las que su naturaleza, rechazada y reprimida, luego se hace valer en forma de depresión, ansiedad e infelicidad. Ha llegado el momento de reivindicar que la actividad profesional se adapte a nuestra condición femenina y no al revés. El nuevo feminismo defiende un reconocimiento social para la labor de la mujer, cuya forma de ver la vida y comprender la realidad es un valor incuestionable que habrá de reflejarse en unas condiciones laborales específicas y, por lo tanto, no idénticas a las de los hombres; con una especial atención a la maternidad, que lejos de ser opresiva, es, en la mayoría de los casos, profundamente liberadora, enriquecedora y hace a la mujer un ser más pleno.

Es hora de reclamar nuestra peculiar «memoria histórica», exigiendo la devolución de nuestra integridad y dignidad femeninas, sin las que ninguna mujer puede alcanzar el equilibrio personal y la felicidad. Porque para la mujer, ser mujer lo es todo. Y lo demás, sólo es lo demás.

>[Opus Dei] Diseñadora de la moda gallega

>Al diseño, por la pintura
Tras casarse, se dedicó durante algunos años a la educación de los hijos, mientras eran pequeños. Más adelante, en 1980, “con la ayuda de mi marido, me inicié en el mundo del diseño de moda”. Era empresario textil y le animó a trabajar en ese campo. En su opinión, “Pintura y diseño tienen mucho en común, como expresiones artísticas. Lo que puedes hacer en la paleta también lo puedes hacer en el diseño. Además, gracias a la pintura, llegué a tener conocimiento esencial de los colores, y esto es fundamental en el mundo de la moda”.

Recuerda su desembarco en el grupo de moda gallega que se formó años después…Un profesional de la imagen de Orense supo descubrir la importancia de algunos diseñadores gallegos y creó un grupo que coloquialmente llamaban “los siete magníficos” de la moda gallega, que recibieron mucho apoyo para exponer y difundir sus creaciones, en España y el extranjero. “A él se debe, en realidad, la famosa frase, la arruga es bella”, recuerda. Chicha Solla y otra diseñadora fueron las primeras mujeres que entraron en el equipo de Galicia moda, con diseños para la mujer.

El primer desfile fue en París, en el 82, y luego siguieron otros, que ayudaron a difundir la marca “moda gallega” en el mundo: Gaudí, Cibeles, Expo de Sevilla, etc. Árabes, japoneses, y profesionales de otros países se interesaron por el diseño gallego.

Opus Dei -

Chicha tiene un recuerdo especial para la pasarela “Campus Stellae”, de Galicia, que tuvo cinco ediciones, y sirvió para presentar muchas creaciones de diseñadores gallegos a la sociedad. Eran días de mucho trabajo, pero también ocasión de dar a la sociedad ideas para vestir bien, con elegancia y buen gusto.

Y también recuerda el encargo que le hicieron desde la Xunta, para diseñar el traje gallego de gala, para ceremonias oficiales, de paño, terciopelo y raso….En realidad, la inspiración de Chicha tiene fuertes raíces en su tierra: “Siempre procuré recuperar elementos del vestuario tradicional gallego, para incorporarlos en diseños”, señala.

Para compartir ideas y proyectos, creó en 1987 la “Asociación Gallega de Mujeres en la Moda”, que pronto reunió a profesionales del sector. La Asociación organiza desfiles y actividades culturales relacionadas con la moda, apostando desde el principio por la dignidad de la mujer, y con el deseo de facilitarle una moda elegante y moderna. También se creó un premio, “la tijera de plata”, para aquella persona o institución que se distinga dentro del mundo de la moda.

Siempre contó con el apoyo de su familia. Una grave enfermedad de su marido y el accidente de un hijo le pusieron a prueba hace algunos años:”Gracias a la ayuda de Dios, he podido seguir adelante en esas circunstancias…En realidad, la formación cristiana que me facilitaba el Opus Dei me ayudó desde el principio a rezar y trabajar bien, procurando ser útil a los demás, y a saberme siempre en las manos de Dios, también en esos momentos de graves dificultades. Él me ha hecho fuerte y me ha ayudado a seguir en la brecha, con esperanza. Desde la tienda procuro transmitir mis experiencias a otras personas que pasan dificultades…”.

Opus Dei -

Inspiración y empresa

“Mi inspiración está en la calle, en el público que se acerca a mi tienda, en sus deseos; aunque por supuesto no soy ajena a las corrientes europeas…Soy mitad diseñadora y mitad empresaria….”. Me parece interesante hacer un diseño elegante, femenino, para la mujer de hoy, que necesita atender muchos frentes profesionales y familiares, y quiere ir bien vestida, de acuerdo con su dignidad. Ayudo a destacar la belleza que hay en cada una. Cuido especialmente que todas las prendas estén muy bien cosidas… ¡Las personas que trabajan conmigo saben que exijo mucho en el trabajo. Tengo ya un gran equipo de profesionales de la costura! Algunos dicen que es la “marca” de la casa. Me he centrado en vestidos de ceremonia, y me gusta ayudar a mis clientes a ir muy bien arreglados. Y si son novias, también disfruto vistiéndolas en un momento esencial de sus vidas, haciéndoles ver la grandeza del matrimonio. A lo largo de estos años he llegado a tener muchas amistades, que continúan viniendo para las celebraciones de sus hijos y parientes. Me alegra volver a verles y escucharles de nuevo. Saben que siempre estaré dispuesta a compartir sus problemas y ayudarles, además de procurar que vayan muy bien vestidas”.

>Diseñadora de la moda gallega

>Al diseño, por la pintura
Tras casarse, se dedicó durante algunos años a la educación de los hijos, mientras eran pequeños. Más adelante, en 1980, “con la ayuda de mi marido, me inicié en el mundo del diseño de moda”. Era empresario textil y le animó a trabajar en ese campo. En su opinión, “Pintura y diseño tienen mucho en común, como expresiones artísticas. Lo que puedes hacer en la paleta también lo puedes hacer en el diseño. Además, gracias a la pintura, llegué a tener conocimiento esencial de los colores, y esto es fundamental en el mundo de la moda”.

Recuerda su desembarco en el grupo de moda gallega que se formó años después…Un profesional de la imagen de Orense supo descubrir la importancia de algunos diseñadores gallegos y creó un grupo que coloquialmente llamaban “los siete magníficos” de la moda gallega, que recibieron mucho apoyo para exponer y difundir sus creaciones, en España y el extranjero. “A él se debe, en realidad, la famosa frase, la arruga es bella”, recuerda. Chicha Solla y otra diseñadora fueron las primeras mujeres que entraron en el equipo de Galicia moda, con diseños para la mujer.

El primer desfile fue en París, en el 82, y luego siguieron otros, que ayudaron a difundir la marca “moda gallega” en el mundo: Gaudí, Cibeles, Expo de Sevilla, etc. Árabes, japoneses, y profesionales de otros países se interesaron por el diseño gallego.

Opus Dei -

Chicha tiene un recuerdo especial para la pasarela “Campus Stellae”, de Galicia, que tuvo cinco ediciones, y sirvió para presentar muchas creaciones de diseñadores gallegos a la sociedad. Eran días de mucho trabajo, pero también ocasión de dar a la sociedad ideas para vestir bien, con elegancia y buen gusto.

Y también recuerda el encargo que le hicieron desde la Xunta, para diseñar el traje gallego de gala, para ceremonias oficiales, de paño, terciopelo y raso….En realidad, la inspiración de Chicha tiene fuertes raíces en su tierra: “Siempre procuré recuperar elementos del vestuario tradicional gallego, para incorporarlos en diseños”, señala.

Para compartir ideas y proyectos, creó en 1987 la “Asociación Gallega de Mujeres en la Moda”, que pronto reunió a profesionales del sector. La Asociación organiza desfiles y actividades culturales relacionadas con la moda, apostando desde el principio por la dignidad de la mujer, y con el deseo de facilitarle una moda elegante y moderna. También se creó un premio, “la tijera de plata”, para aquella persona o institución que se distinga dentro del mundo de la moda.

Siempre contó con el apoyo de su familia. Una grave enfermedad de su marido y el accidente de un hijo le pusieron a prueba hace algunos años:”Gracias a la ayuda de Dios, he podido seguir adelante en esas circunstancias…En realidad, la formación cristiana que me facilitaba el Opus Dei me ayudó desde el principio a rezar y trabajar bien, procurando ser útil a los demás, y a saberme siempre en las manos de Dios, también en esos momentos de graves dificultades. Él me ha hecho fuerte y me ha ayudado a seguir en la brecha, con esperanza. Desde la tienda procuro transmitir mis experiencias a otras personas que pasan dificultades…”.

Opus Dei -

Inspiración y empresa

“Mi inspiración está en la calle, en el público que se acerca a mi tienda, en sus deseos; aunque por supuesto no soy ajena a las corrientes europeas…Soy mitad diseñadora y mitad empresaria….”. Me parece interesante hacer un diseño elegante, femenino, para la mujer de hoy, que necesita atender muchos frentes profesionales y familiares, y quiere ir bien vestida, de acuerdo con su dignidad. Ayudo a destacar la belleza que hay en cada una. Cuido especialmente que todas las prendas estén muy bien cosidas… ¡Las personas que trabajan conmigo saben que exijo mucho en el trabajo. Tengo ya un gran equipo de profesionales de la costura! Algunos dicen que es la “marca” de la casa. Me he centrado en vestidos de ceremonia, y me gusta ayudar a mis clientes a ir muy bien arreglados. Y si son novias, también disfruto vistiéndolas en un momento esencial de sus vidas, haciéndoles ver la grandeza del matrimonio. A lo largo de estos años he llegado a tener muchas amistades, que continúan viniendo para las celebraciones de sus hijos y parientes. Me alegra volver a verles y escucharles de nuevo. Saben que siempre estaré dispuesta a compartir sus problemas y ayudarles, además de procurar que vayan muy bien vestidas”.

>El secreto de un matrimonio feliz

>En el blog de un amigo encuentro un vídeo que me ha encantado. Habla de qué es el matrimonio y cómo ser fiel toda la vida. Es un fragmento de la película UP de Pixar.

Algunos de los consejos que da este cursillo para el matrimonio de Pixar:

  • Perder el miedo al futuro
  • La austeridad una buena aliada
  • Reservar tiempo para hablar
  • No nos arrepentiremos de ninguno de los hijos: son un regalo
  • ¿Y cuándo lleguen los malos momentos?
  • Pequeños proyectos para el futuro
  • Las crisis permiten empezar de nuevo
  • Acéptale como es…
  • Sorprendernos con pequeños detalles
  • El amor es entregarse
  • Con Dios es más fácil

Diseñadora de la moda gallega

Al diseño, por la pintura
Tras casarse, se dedicó durante algunos años a la educación de los hijos, mientras eran pequeños. Más adelante, en 1980, “con la ayuda de mi marido, me inicié en el mundo del diseño de moda”. Era empresario textil y le animó a trabajar en ese campo. En su opinión, “Pintura y diseño tienen mucho en común, como expresiones artísticas. Lo que puedes hacer en la paleta también lo puedes hacer en el diseño. Además, gracias a la pintura, llegué a tener conocimiento esencial de los colores, y esto es fundamental en el mundo de la moda”.

Recuerda su desembarco en el grupo de moda gallega que se formó años después…Un profesional de la imagen de Orense supo descubrir la importancia de algunos diseñadores gallegos y creó un grupo que coloquialmente llamaban “los siete magníficos” de la moda gallega, que recibieron mucho apoyo para exponer y difundir sus creaciones, en España y el extranjero. “A él se debe, en realidad, la famosa frase, la arruga es bella”, recuerda. Chicha Solla y otra diseñadora fueron las primeras mujeres que entraron en el equipo de Galicia moda, con diseños para la mujer.

El primer desfile fue en París, en el 82, y luego siguieron otros, que ayudaron a difundir la marca “moda gallega” en el mundo: Gaudí, Cibeles, Expo de Sevilla, etc. Árabes, japoneses, y profesionales de otros países se interesaron por el diseño gallego.

Opus Dei -

Chicha tiene un recuerdo especial para la pasarela “Campus Stellae”, de Galicia, que tuvo cinco ediciones, y sirvió para presentar muchas creaciones de diseñadores gallegos a la sociedad. Eran días de mucho trabajo, pero también ocasión de dar a la sociedad ideas para vestir bien, con elegancia y buen gusto.

Y también recuerda el encargo que le hicieron desde la Xunta, para diseñar el traje gallego de gala, para ceremonias oficiales, de paño, terciopelo y raso….En realidad, la inspiración de Chicha tiene fuertes raíces en su tierra: “Siempre procuré recuperar elementos del vestuario tradicional gallego, para incorporarlos en diseños”, señala.

Para compartir ideas y proyectos, creó en 1987 la “Asociación Gallega de Mujeres en la Moda”, que pronto reunió a profesionales del sector. La Asociación organiza desfiles y actividades culturales relacionadas con la moda, apostando desde el principio por la dignidad de la mujer, y con el deseo de facilitarle una moda elegante y moderna. También se creó un premio, “la tijera de plata”, para aquella persona o institución que se distinga dentro del mundo de la moda.

Siempre contó con el apoyo de su familia. Una grave enfermedad de su marido y el accidente de un hijo le pusieron a prueba hace algunos años:”Gracias a la ayuda de Dios, he podido seguir adelante en esas circunstancias…En realidad, la formación cristiana que me facilitaba el Opus Dei me ayudó desde el principio a rezar y trabajar bien, procurando ser útil a los demás, y a saberme siempre en las manos de Dios, también en esos momentos de graves dificultades. Él me ha hecho fuerte y me ha ayudado a seguir en la brecha, con esperanza. Desde la tienda procuro transmitir mis experiencias a otras personas que pasan dificultades…”.

Opus Dei -

Inspiración y empresa

“Mi inspiración está en la calle, en el público que se acerca a mi tienda, en sus deseos; aunque por supuesto no soy ajena a las corrientes europeas…Soy mitad diseñadora y mitad empresaria….”. Me parece interesante hacer un diseño elegante, femenino, para la mujer de hoy, que necesita atender muchos frentes profesionales y familiares, y quiere ir bien vestida, de acuerdo con su dignidad. Ayudo a destacar la belleza que hay en cada una. Cuido especialmente que todas las prendas estén muy bien cosidas… ¡Las personas que trabajan conmigo saben que exijo mucho en el trabajo. Tengo ya un gran equipo de profesionales de la costura! Algunos dicen que es la “marca” de la casa. Me he centrado en vestidos de ceremonia, y me gusta ayudar a mis clientes a ir muy bien arreglados. Y si son novias, también disfruto vistiéndolas en un momento esencial de sus vidas, haciéndoles ver la grandeza del matrimonio. A lo largo de estos años he llegado a tener muchas amistades, que continúan viniendo para las celebraciones de sus hijos y parientes. Me alegra volver a verles y escucharles de nuevo. Saben que siempre estaré dispuesta a compartir sus problemas y ayudarles, además de procurar que vayan muy bien vestidas”.

El secreto de un matrimonio feliz

En el blog de un amigo encuentro un vídeo que me ha encantado. Habla de qué es el matrimonio y cómo ser fiel toda la vida. Es un fragmento de la película UP de Pixar.

Algunos de los consejos que da este cursillo para el matrimonio de Pixar:

  • Perder el miedo al futuro
  • La austeridad una buena aliada
  • Reservar tiempo para hablar
  • No nos arrepentiremos de ninguno de los hijos: son un regalo
  • ¿Y cuándo lleguen los malos momentos?
  • Pequeños proyectos para el futuro
  • Las crisis permiten empezar de nuevo
  • Acéptale como es…
  • Sorprendernos con pequeños detalles
  • El amor es entregarse
  • Con Dios es más fácil

>[Opus Dei] Me considero una persona afortunada

>Oscar López de Foronda tiene 35 años y es profesor de Finanzas Corporativas en la Universidad de Burgos. A través de su actividad académica ha podido conocer a mucha gente y viajar por el mundo.
Tus estudios…
Estudié Administración de Empresas y me gustaban las clases y el ambiente universitario, por lo que decidí dedicarme a la enseñanza. Obtuve la plaza de profesor titular en la Universidad de Burgos el día 9 de enero de 2002, aniversario del centenario de San Josemaría, un pequeño regalo de Dios.

Todo sobre ruedas…
¡Qué va…! Eso no supuso que Dios me ahorrara ningún esfuerzo; de hecho, tardé mucho más tiempo del previsto en hacer mi tesis doctoral ¡Siete años! Pues me encontré con dificultades en mi investigación y fue un tiempo de intenso trabajo que me fue muy útil para mejorar.

Opus Dei    - Durante una clase en la Universidad

Durante una clase en la Universidad

Me gusta la vida académica, y además he podido conocer a mucha gente y viajar por el mundo, algo que me agrada. Por ejemplo, desde hace cinco años doy un curso en una Escuela de Finanzas en Angers (Francia). Allí he hecho buenos amigos y he ayudado a muchos en sus problemas.

¿Les hablas también de la Obra?
Por supuesto. En una ocasión, después de una clase me puse a mirar el email sin percatarme que estaba el cañón encendido y todos vieron un mensaje de la página web del Opus Dei de una información que buscaba. Yo no me di cuenta. A mi regreso a Burgos recibí un email de un estudiante contándome que dos sobrinas suyas habían muerto al poco de nacer: recurría a mí porque sabía que era del Opus Dei y quería que le aconsejara.

Decías que viajas mucho…
Bastante. Recuerdo un viaje a Sydney para trabajar con un colega, que me trató muy bien. Cuando le dije que era de la Obra se lo contó a su novia y al día siguiente me dijo que su novia había leído el libro Da Vinci Code y que le hacía ilusión conocer a alguien del Opus Dei. “¡Vaya –me dije– como si fuera un marciano, o un koala raro de esos o algo así!” Comí con ellos y hablamos de todo y creo que vio que soy una persona normal como todo el mundo. Me han dicho que les gustaría venir a España a verme.

¿Y en tu universidad?
Tanto en Burgos como cuando viajo fuera, sé que tengo que santificar el trabajo y eso cuesta bastante esfuerzo; pero también te facilita vivir momentos muy gratos. Organicé una cofradía universitaria para sacar un paso al que llamamos “El Cristo de los estudiantes”. Es un modo de difundir el espíritu cristiano entre profesores y estudiantes. Aunque he sido sólo un promotor, no he podido salir porque cada año en Semana Santa participo con estudiantes de la Universidad en el congreso UNIV que se celebra en Roma.

Háblame del Univ…
Este Congreso Universitario Internacional es muy interesante. Se debaten temas de fondo que tienen que ver con los valores de la cultura occidental. Mis estudiantes y yo presentamos comunicados muy trabajados. Además tenemos la posibilidad de asistir a una Audiencia con el Papa y de vivir la Semana Santa en Roma, lo que resulta muy emotivo. Muchos vienen removidos de estos viajes y recuperan la fe o mejoran la práctica de los sacramentos y el trato con Dios.

Hemos hecho comunicaciones relativas a iniciativas sociales que se han plasmado en ayudas concretas a un comedor de inmigrantes o al banco de alimentos. Además la universidad está contenta porque dos años conseguimos ganar el premio de la mejor comunicación del Foro Internacional.

¿También organizas otras actividades en la Universidad?
Varias. El año pasado, por ejemplo, organizamos un curso a favor de la cultura de la vida. Una semana antes teníamos 10 matriculados y disponíamos de un auditorio para más de 100 personas. Traíamos buenos ponentes de Bioética, de Derecho y representantes de Asociaciones en defensa de la maternidad que venían de toda España. Hicimos un gran esfuerzo de difusión los días previos. Al final se matricularon más de 130 estudiantes de todas las facultades.

Opus Dei    - Antes de la presentación de una ponencia del Univ en Valladolid

Antes de la presentación de una ponencia del Univ en Valladolid

Ha sido uno de los cursos más numeroso de los organizados de forma optativa dentro de la Universidad y los estudiantes aplaudieron muchas de las charlas en las que tuvieron ocasión de valorar la vida del embrión, la importancia de cuidar la maternidad y la necesidad de solucionar la indefensión de la mujer embarazada. Pero nos costó lo suyo y pasamos momentos de particular agobio.

O sea, que te lo pasas bien
Sí. Tengo buenas anécdotas que me han ido ocurriendo y que, en fin, son historias que te hacen ver los aspectos positivos de la vida y la gracia divina que hay detrás. Me considero una persona afortunada.

>Me considero una persona afortunada

>Oscar López de Foronda tiene 35 años y es profesor de Finanzas Corporativas en la Universidad de Burgos. A través de su actividad académica ha podido conocer a mucha gente y viajar por el mundo.
Tus estudios…
Estudié Administración de Empresas y me gustaban las clases y el ambiente universitario, por lo que decidí dedicarme a la enseñanza. Obtuve la plaza de profesor titular en la Universidad de Burgos el día 9 de enero de 2002, aniversario del centenario de San Josemaría, un pequeño regalo de Dios.

Todo sobre ruedas…
¡Qué va…! Eso no supuso que Dios me ahorrara ningún esfuerzo; de hecho, tardé mucho más tiempo del previsto en hacer mi tesis doctoral ¡Siete años! Pues me encontré con dificultades en mi investigación y fue un tiempo de intenso trabajo que me fue muy útil para mejorar.

Opus Dei    - Durante una clase en la Universidad

Durante una clase en la Universidad

Me gusta la vida académica, y además he podido conocer a mucha gente y viajar por el mundo, algo que me agrada. Por ejemplo, desde hace cinco años doy un curso en una Escuela de Finanzas en Angers (Francia). Allí he hecho buenos amigos y he ayudado a muchos en sus problemas.

¿Les hablas también de la Obra?
Por supuesto. En una ocasión, después de una clase me puse a mirar el email sin percatarme que estaba el cañón encendido y todos vieron un mensaje de la página web del Opus Dei de una información que buscaba. Yo no me di cuenta. A mi regreso a Burgos recibí un email de un estudiante contándome que dos sobrinas suyas habían muerto al poco de nacer: recurría a mí porque sabía que era del Opus Dei y quería que le aconsejara.

Decías que viajas mucho…
Bastante. Recuerdo un viaje a Sydney para trabajar con un colega, que me trató muy bien. Cuando le dije que era de la Obra se lo contó a su novia y al día siguiente me dijo que su novia había leído el libro Da Vinci Code y que le hacía ilusión conocer a alguien del Opus Dei. “¡Vaya –me dije– como si fuera un marciano, o un koala raro de esos o algo así!” Comí con ellos y hablamos de todo y creo que vio que soy una persona normal como todo el mundo. Me han dicho que les gustaría venir a España a verme.

¿Y en tu universidad?
Tanto en Burgos como cuando viajo fuera, sé que tengo que santificar el trabajo y eso cuesta bastante esfuerzo; pero también te facilita vivir momentos muy gratos. Organicé una cofradía universitaria para sacar un paso al que llamamos “El Cristo de los estudiantes”. Es un modo de difundir el espíritu cristiano entre profesores y estudiantes. Aunque he sido sólo un promotor, no he podido salir porque cada año en Semana Santa participo con estudiantes de la Universidad en el congreso UNIV que se celebra en Roma.

Háblame del Univ…
Este Congreso Universitario Internacional es muy interesante. Se debaten temas de fondo que tienen que ver con los valores de la cultura occidental. Mis estudiantes y yo presentamos comunicados muy trabajados. Además tenemos la posibilidad de asistir a una Audiencia con el Papa y de vivir la Semana Santa en Roma, lo que resulta muy emotivo. Muchos vienen removidos de estos viajes y recuperan la fe o mejoran la práctica de los sacramentos y el trato con Dios.

Hemos hecho comunicaciones relativas a iniciativas sociales que se han plasmado en ayudas concretas a un comedor de inmigrantes o al banco de alimentos. Además la universidad está contenta porque dos años conseguimos ganar el premio de la mejor comunicación del Foro Internacional.

¿También organizas otras actividades en la Universidad?
Varias. El año pasado, por ejemplo, organizamos un curso a favor de la cultura de la vida. Una semana antes teníamos 10 matriculados y disponíamos de un auditorio para más de 100 personas. Traíamos buenos ponentes de Bioética, de Derecho y representantes de Asociaciones en defensa de la maternidad que venían de toda España. Hicimos un gran esfuerzo de difusión los días previos. Al final se matricularon más de 130 estudiantes de todas las facultades.

Opus Dei    - Antes de la presentación de una ponencia del Univ en Valladolid

Antes de la presentación de una ponencia del Univ en Valladolid

Ha sido uno de los cursos más numeroso de los organizados de forma optativa dentro de la Universidad y los estudiantes aplaudieron muchas de las charlas en las que tuvieron ocasión de valorar la vida del embrión, la importancia de cuidar la maternidad y la necesidad de solucionar la indefensión de la mujer embarazada. Pero nos costó lo suyo y pasamos momentos de particular agobio.

O sea, que te lo pasas bien
Sí. Tengo buenas anécdotas que me han ido ocurriendo y que, en fin, son historias que te hacen ver los aspectos positivos de la vida y la gracia divina que hay detrás. Me considero una persona afortunada.

>Piden la admisión las dos primeras Numerarias Auxiliares

>Piden la admisión las dos primeras Numerarias Auxiliares del Opus Dei, que trabajaban en la Residencia Abando en Bilbao:”Nuestro Padre recibió esas cartas de sus primeras hijas Numerarias Auxiliares, Dora del Hoyo y Concha Andrés, como el mejor regalo en todos los días de su santo.

A la vez, su reacción ante la noticia reflejó la fe inmensa de nuestro Padre: “Eso no es nada hijas, habrá cientos…”.

Pocos días después, Antonia Peñuela pedía la admisión en Los Rosales y dos más en Bilbao: Rosalia, y Julia Bustillo.

>[Opus Dei] Misa de sufragio por don Álvaro del Portillo

>Opus Dei - Mons. Javier Echevarría ha celebrado en Roma una Misa de sufragio por don Álvaro del Portillo, obispo y sucesor de san Josemaría al frente del Opus Dei, que falleció en 1994.

Con motivo del Año Sacerdotal que vive la Iglesia, el Prelado del Opus Dei ha centrado su homilía en la fidelidad, una virtud en la que sobresalió Mons. del Portillo: “Don Álvaro demostró con su vida que era una persona fiel, fuerte como una roca, capaz de resistir a todas las adversidades”.

Mons. Echevarría contó un recuerdo personal: “Un día que don Álvaro no estaba presente, San Josemaría nos habló de él con estas palabras: ‘Posee la fidelidad que tenéis que tener vosotros en todo momento. Ha sabido sacrificarse en todas sus cosas personales con una sonrisa, como vosotros. Él no cree ser una excepción, ni yo tampoco creo que lo sea, ni que lo será nunca: vosotros tenéis que hacer como él, con la gracia de Dios. Y si me preguntáis: ¿ha sido heroico alguna vez? Os responderé: sí, muchas veces ha sido heroico, muchas; con un heroismo que parece una cosa ordinaria’”

Con palabras del Papa Benedicto XVI, el Prelado del Opus Dei ha recordado que “en realidad la vida es siempre una elección: entre honradez e injusticia, entre fidelidad e infidelidad, entre egoísmo y altruismo, entre bien y mal”.

Opus Dei -

“Sobre nosotros –ha proseguido el Prelado– recae la alegre responsabilidad de ser fieles a nuestra vocación cristiana y de ofrecer a los demás el testimonio de nuestra lealtad. Aunque muchas personas se muestren reacias a mantener los compromisos asumidos libremente, estamos llamados a demostrar la fidelidad con las palabras y los hechos en los diversos campos de nuestra vida: en la relación con Dios y en las relaciones sociales, profesionales y familiares”.

También ha reconocido que “permanecer leales siempre y en todos los aspectos no es fácil y exige sacrificio”, porque, con palabras del Papa, “la escuela de la fe no es una marcha triunfal, sino un camino salpicado de sufrimientos y de amor, de pruebas y de fidelidad que hay que renovar todos los días”.

Opus Dei  -

Pero, ha continuado, “añadiría que [la fidelidad] es un camino de felicidad y de paz, porque el Señor nos quiere felices. La Cuaresma es una llamada a la lealtad de los hijos de Dios, a la conversión de los corazones con el firme propósito de vivir todos los compromisos del bautismo: de este modo participaremos, en toda ocasión, de la felicidad del Cielo”.

“Quiera Dios –ha concluido– que, por intercesión de la Virgen, pueda decirse de cada uno de nosotros que hemos sido fideles usque ad mortem [fieles hasta la muerte], fieles a la vocación cristiana, con una fidelidad concreta, alegre, indiscutible, renovada día a día en las cosas grandes y pequeñas de la vida ordinaria”.