>[Opus Dei] Jornada Mundial de la Juventud (JMJ)

>

  • A. Características de las JMJ.
  • B. Recomendaciones.

A. CARACTERÍSTICAS DE LAS JMJ

1. ¿Qué son las jornadas mundiales de la juventud? Las JMJ son reuniones periódicas del Papa con los jóvenes de todo el mundo para ayudarles a que pongan a Jesucristo en el centro de su vida.

2. ¿Qué se pretende con las jornadas mundiales de la juventud? Además de ese fin principal de fundamentar la vida sobre la roca que es Cristo, se persiguen varias cosas:

  • Las JMJ son ocasiones para que los jóvenes muestren su fe y amor a Dios.
  • los jóvenes se preguntan sobre las aspiraciones más profundas.
  • Experimentan su unión en la Iglesia y con el Papa.
  • En las JMJ los jóvenes se comprometen en la tarea apostólica de evangelizar el mundo.
  • Las JMJ construyen puentes de fraternidad entre continentes, pueblos y culturas.

3. ¿Cómo se logra esto en las JMJ? Las jornadas mundiales de la juventud son amplias catequesis que invitan a la conversión a Cristo a partir de los interrogantes profundos planteados por los jóvenes. Esta catequesis se basa en la palabra de Dios y en la oración.

4. ¿Cómo empezaron las JMJ? En 1985 hubo en Roma un encuentro mundial de jóvenes con motivo del año internacional de la juventud. Y el Papa dedicó una Carta Apostólica a los jóvenes (31 de marzo de 1985). Meses después anuncia la institución de la Jornada Mundial de la Juventud (20 de diciembre de 1985).

5. ¿Dónde han tenido lugar? Aparte de las jornadas diocesanas de Roma, las JMJ internacionales se han celebrado en varios países: Buenos Aires, Santiago de Compostela, Czestochowa, Denver, Manila, París, Roma, Toronto, Colonia, Sydney (15-20 julio 2008).

B. RECOMENDACIONES

1. Antes del viaje.- Irá bien confesarse. De este modo el Espíritu Santo en el alma en gracia ayudará mucho a que se obtengan mayores frutos espirituales de estas jornadas. Esta confesión es necesaria para ganar la indulgencia plenaria que el Papa suele otorgar a los participantes.

2. Durante el viaje.- Probablemente se disponga de algún tiempo para rezar. Se sugiere el rezo del Rosario rogando por el Papa y por sus intenciones. Para animarse a rezarlo, puede ir bien leer la historia del Rosario.

3. En las jornadas.- Habrá diversas situaciones que cada uno podrá aprovechar:

  • Momentos de mayor oración y unión con el Papa.
  • Tiempos de alegría y convivencia, conociendo y respetando a personas de otras lenguas y culturas.
  • Ocasiones de recorridos culturales, etc.

4. Después de las jornadas.- Conviene sacar algunos propósitos, para que estas jornadas originen una mejora personal. Un día de oración está bien, pero las cualidades se adquieren a base de repetir actos. Por esto, será bueno hacerse un plan sobre lo que uno desea realizar en adelante. Por ejemplo, confesión y misa frecuentes, oración diaria, estudio responsable, servicio en la familia, etc.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.