Diversión

1. ¿Qué es la diversión? Se puede llamar diversión a cualquier actividad agradable que sirve de descanso porque no es obligatoria e interrumpe el trabajo habitual. Divertirse un poco es bueno y necesario pues el hombre necesita algún descanso para reparar fuerzas físicas y mentales.
2. ¿La diversión es lo principal de la vida? No, no. Esto convertiría vidas y personas en inútiles. Y el hombre no es un ser inútil, sino que hay grandes ideales que se pueden intentar. La diversión no debe ser el fin principal de la vida, sino algo conveniente para otra cosa.
3. ¿Para qué la diversión? Con la diversión se puede pretender:

  • Respecto a uno mismo: Descansar, aliviar la fatiga del corazón y la mente para luego trabajar mejor. Mejorar la formación personal. Desarrollar alguna habilidad.
  • Respecto a los demás: Prestarles un servicio diferente del habitual. Entablar nuevas amistades o mantenerlas.
  • Respecto a Dios: buscar una mayor proximidad con un trato más distendido sin las preocupaciones habituales.

4. ¿El alcohol, sexo y drogas divierten? No son nada divertidos. Proporcionan placeres o traban el uso de la razón, pero así el hombre no descansa y, como alimenta el egoísmo, empeora su corazón. 5. ¿Es mejor trabajar o divertirse? Las dos cosas son buenas y necesarias, cada una en su momento. En los niños pequeños la diversión y el juego ocupan mayor espacio. Al crecer en madurez, el hombre capta la mayor importancia del trabajo. En cambio, pensar sólo en divertirse dificulta la formación de la personalidad.
6. ¿La diversión hace al hombre feliz? Hay tres casos:

  • La diversión razonable: descansa al hombre y contribuye a la felicidad.
  • La diversión en exclusiva: no hace feliz al hombre pues le falta el equilibrio del trabajo. El corazón humano necesita desarrollar sus talentos y servir a los demás.
  • Las diversiones falsas (alcohol, sexo, drogas…) ni descansan, ni divierten, sino que rebajan la dignidad de la persona.

7. ¿En la juventud, la diversión es lo principal? La diversión no es lo principal en ningún momento de la vida, como tampoco el descanso es lo principal. Más importantes son el trabajo, el estudio, la oración, la cultura, el servicio a los demás… La diversión y el descanso son sólo necesarios para luego aprovechar mejor el tiempo.
8. ¿Pero si uno no se divierte cuando es joven, pierde la vida? Lo que pierde es algunos momentos de diversión. En cambio, si se dedica principalmente a la diversión, perdería horas de trabajo, de oración, de servicio… Habrá que elegir prioridades.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.