>[Opus Dei] Corazón

>

  • A. Enfermedades del corazón.
  • B. Acciones que mejoran el corazón.

A. ENFERMEDADES DEL CORAZÓN 1. El odio. Nuestro corazón ha sido creado para amar a Dios y a los demás. Cuando buscamos el bien del prójimo somos felices. En cambio, quien odia no perjudica al otro sino a su propio corazón.
2. El materialismo. Este modo de pensar sólo tiene en cuenta los bienes materiales, y a ellos limita la capacidad de amar de su corazón. En algunos casos sólo se desea dinero para sí y para los demás, que se ven entonces poco queridos.
3. El egoísmo. El egoísta sólo se ama a sí mismo. Y por tanto se ama equivocadamente, porque estropea y empequeñece su corazón que ha sido creado para amar a muchos. Muy ligados al egoísmo están:

  • El orgullo, que añade insensibilidad y desprecio a los demás, con dificultad para corregirse.
  • La tibieza.- Situación de quien desea amar sin esfuerzos, anteponiendo su comodidad al bien de los otros. No odia, pero tampoco ama.
  • El sexo desordenado.- Cuando el sexo se entiende como entrega mutua para dar origen a una nueva vida a la que amar, el corazón se engrandece. En cambio, cuando el sexo se usa buscando el propio placer, el egoísmo aumenta y estropea el corazón. (También se daña la inteligencia, atrapada por esos pensamientos).
  • El descontrol afectivo.- Dejarse llevar por las apetencias afectivas es otro modo de egoísmo. El corazón mejor es afectuoso, pero sabe cuándo, con quién y cómo manifestarse. La persona de corazón noble no busca el gusto personal, sino el servicio y bien de los demás.
  • Los placeres excesivos y la abundancia de comodidades alimentan el egoísmo y frenan la capacidad de sacrificarse por amor.

B. ACCIONES QUE MEJORAN EL CORAZÓN
¿Cómo mejorar el corazón?: Ejercitando el amor a Dios, a uno mismo y a los demás: 4. ¿El amor a Dios mejora el corazón? El corazón mejora en la medida en que ama el bien. Se engrandece más cuanto mayor sea el bien amado y a más personas se lo desee. Como Dios es el Bien infinito, quien más le ama posee un corazón más noble. Para que el amor a Dios crezca se suele recomendar:

  • La meditación de los sufrimientos de Cristo.- Al considerar lo que Él padeció por nosotros, se palpa lo mucho que nos ama, y el corazón se dirige más fácilmente al amor de Dios, sin miedo al esfuerzo.
  • La piedad.- Fomentar el trato piadoso de hijos pequeños con Dios aproxima rápidamente el corazón al Señor y lo previene frente al orgullo. Igualmente el trato confiado y filial con Santa María hace gran bien a nuestro corazón.

5. ¿El amor propio no es egoísmo? Sólo si es excesivo o descaminado. Por ejemplo, una vida muy cómoda es perjudicial a uno mismo. El verdadero amor propio busca:

  • El ejercicio de las virtudes.- La adquisición de hábitos buenos es un gran beneficio personal, aunque cueste realizarlos. En concreto, la caridad y humildad, la castidad y desprendimiento contrarrestan directamente las enfermedades que hemos comentado.
  • Los sacrificios o mortificaciones.- Cualquier cosa que limite el exceso de comodidad y bienestar aligera el corazón de capas egoístas, y lo hace capaz de afrontar el esfuerzo necesario para hacer el bien a los demás. Así, curiosamente, los sufrimientos bien llevados mejoran el corazón humano.

6. ¿Cómo ejercitar el amor a los demás? Algunos ejemplos que pueden practicarse son: el servicio, la comprensión, el respeto, la correción amable, y sobre todo el apostolado donde uno se interesa por el alma de quienes le rodean.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *