Camino y el espíritu del Opus Dei (n.8)

CAMINO – Carácter – Punto 8
Serenidad.
—¿Por qué has de enfadarte si enfadándote ofendes a Dios, molestas al prójimo, pasas tú mismo un mal rato… y te has de desenfadar al fin?
———
EDICIÓN CRÍTICA
Este punto está en el Cuaderno VI, nº 881, 28-XI-1932.

Fue escrito por San Josemaría a continuación del punto 3. Tienen ambos una estructura literaria muy parecida: una palabra de enunciación, que adelanta el tema –Gravedad… Serenidad–, seguida de la consideración que incita a la reforma personal.

He aquí el texto del Cuaderno:

«Serenidad. ¿Por qué has de enfadarte, si, enfadándote, ofendes a Dios, molestas al prójimo, pasas tú mismo un mal rato, y no arreglas las cosas…, y te has de desenfadar, al fin?».

Nótese la omisión de la frase «y no arreglas las cosas» y la evolución de la puntuación hasta llegar al texto definitivo.

Gauger ha hecho notar que el vocabulario y la estructura literaria de este punto de Camino comportan de manera casi necesaria un debilitamiento en la traducción a otras lenguas, como es el caso de la traducción francesa. «Si bien [ésta] dice lo que dice el texto, su sonido es menos preciso, divertido y concluyente, incluso menos ‘convincente’. El efecto de la contraposición enfadarse – desenfadarse viene potenciado por el hecho de que una palabra esté al comienzo y la otra al final, y por la repetición de ‘has de’» [1].

Este punto, como tantos otros de este capítulo primero, pone al lector «contra las cuerdas». Un joven comentaba a este propósito, en un coloquio con San Josemaría , que él tenía todos los defectos de los que se habla en el primer capítulo de Camino. Le contestó:

«Eso quiere decir que esos defectos los he tenido yo primero, y probablemente los seguiré teniendo escondidos en mi soberbia» [2].

Con esa su natural humildad, San Josemaría nos confirma el carácter autobiográfico de Camino.

[1] Hans-Martin Gauger, Durchsichtige Wörter. Zur Theorie der Wortbildung, C. Winter, Heidelberg 1971, pg 178 nt 404.

[2] Notas de una tertulia, Roma 24-I-1971; AGP, sec A, leg 51.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.