Aprendiendo a vivir

“Dichosos los que saben reírse de sí mismos, porque no terminarán nunca de divertirse.
Dichosos los que saben distinguir una montaña de una piedra, porque se evitarán muchos inconvenientes.
Dichosos los que saben detenerse para descansar y dormir sin buscarse excusas: llegarán a ser sabios.
Dichosos los que saben escuchar y callar: aprenderán cosas nuevas.
Dichosos los que son suficientemente inteligentes como para no creerse sabios: serán apreciados por los demas.
Dichosos los que están atentos a las necesidades de los demás, sin sentirse indispensables: serán fuente de alegría.
Dichosos ustedes cuando sepan mirar seriamente a las cosas pequeñas y tranquilamente a las cosas importantes: llegarán lejos en esta vida.
Dichosos ustedes cuando sepan apreciar una sonrisa y olvidar un desaire: vuestro camino estará lleno de bendición.
Dichosos ustedes cuando sepan interpretar con benevolencia las actitudes de los demás, aún contra las apariencias: serán tomados por ingenuos, pero es el precio justo de la caridad.
Dichosos los que piensan antes de actuar, y oran antes de pensar: evitarán muchas tonterías.
Dichosos todos nosotros cuando sepamos reconocer y amar al Señor Jesús en la cruz, la santa Eucaristía, en todo y todos: habremos logrado la verdadera gracia y sabiduría.”
Fuente: Anecdonet



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *