Amar al mundo apasionadamente, san Josemaría Escrivá

La homilía “Amar al mundo apasionadamente”, pronunciada en el campus de la Universidad de Navarra el 8 de octubre de 1967, ante 40.000 personas procedentes de España y de otros países europeos y americanos. Esta homilía, de gran aliento espiritual, expresa de manera clara, condensada y directa, el espíritu en que se inspiran las respuestas dadas por el fundador del Opus Dei a los diferentes entrevistadores.

San Josemaría no solo recordó la llamada divina a ser santos y la importancia de que así procedamos, sino que trazó un camino para conseguirlo. Concretamente, la afirmación de la llamada universal a la santidad tal y como la predicó el Fundador del Opus Dei, va íntimamente unida a la afirmación del valor de las realidades seculares y, en consecuencia, del mundo como ámbito en el que el hombre se desenvuelve y como realidad con la que edifica su santida. Su predicación y su acción apostólica y sacerdotal no se encaminaron únicamente a afirmar que los cristianos corrientes pueden ser santos, sino a mostrar que esa vida corriente y ordinaria, la de cualquier hombre y cualquier mujer, ofrece materia abundante para la santificación. El mundo «no sólo es el ámbito en el que el hombre vive, sino medio y camino de santidad, realidad santificable y santificadora».

[DESCARGA LIBRO GRATIS]

Esta homilía está recogida en el libro Conversaciones con Mons. Escrivá de Balaguer, puedes leerla a través de la Vista preliminar en Google Books.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.